Electrocardiograma
Escrito por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
El electrocardiograma evalúa el ritmo y la función cardiaca a través de un registro de la actividad eléctrica del corazón, por lo que se usa para diagnosticar problemas cardiacos, patologías pulmonares, trastornos de los iones...

Resultados de un electrocardiograma

El electrocardiograma (EKG) se obtiene en muy pocos segundos. Sin embargo, la interpretación del registro requiere una formación específica y ha de ser realizado por algún cardiólogo, médico o personal sanitario entrenado. Por ello, se puede dar el resultado de la prueba algún día después de su realización.

Su médico le informará de los resultados del electrocardiograma y le indicará si precisa de nuevas revisiones o la realización de otros procedimientos. No todas las patología cardiacas se reflejan en un EKG.

En la interpretación del electrocardiograma, el especialista evalúa principalmente:

La frecuencia cardiaca, que en condiciones normales está entre 60 y 100 latidos por minuto.

El ritmo cardiaco, que cuando es normal se conoce como ritmo sinusal. Significa que el latido se ha originado con normalidad en el nodo sinusal y ha seguido las vías habituales por el corazón sin interrupciones ni arritmias.

El eje del corazón. Es decir, si el corazón está en su localización habitual con la punta hacia la izquierda. Algunas patologías pueden cambiar el eje del corazón hacia la derecha o rotarlo excesivamente hacia la izquierda.

Hipertrofias o crecimientos de las aurículas o de los ventrículos.

Signos de falta de riego en el corazón (isquemia) que producen cambios característicos en algunas partes del trazado del EKG.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 04/04/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Luis Antón Aparicio

Oncólogo y paciente de cáncer de riñón

“El mejor tratamiento del cáncer de riñón es el diagnóstico precoz, porque con un diagnóstico precoz y un tratamiento quirúrgico en estadios iniciales la curabilidad es prácticamente absoluta”

 

PUBLICIDAD

10 años aumentará la esperanza de vida de los pacientes con fibrosis quística

La fibrosis quística aún no tiene cura, pero los niños nacidos en la última década con la enfermedad podrán vivir hasta los 40 años de media, 10 más de lo que vivían hasta ahora estos pacientes.

Fuente: 'European Respiratory Journal'

 

PUBLICIDAD