Tomografía axial computarizada (TAC)
Escrito por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
La tomografía axial computarizada o TAC permite obtener imágenes del interior del organismo, y detectar así desde un tumor a una patología ósea. Aquí tienes lo que necesitas saber sobre esta prueba.

Resultados de un TAC

Las imágenes obtenidas por el tomógrafo se pueden ver inmediatamente. Sin embargo, su interpretación requiere mucha especialización y es llevada a cabo por médicos radiólogos. Este especialista hará un informe escrito que le entregarán a los pocos días de la realización de la prueba junto con las imágenes radiográficas obtenidas.

El informe del resultado incluirá datos sobre la técnica utilizada, si fue necesario el uso de contraste y los hallazgos encontrados. El tipo de hallazgo puede variar mucho dependiendo de la patología y del órgano estudiado. Muchas veces se pueden encontrar tumores benignos o malignos, signos indicativos de diversas infecciones como abscesos o cavidades en algún órgano, o patología en los huesos, como fracturas o malformaciones. En relación a los vasos que riegan los distintos órganos, se pueden encontrar trombos, infartos vasculares (debido a la obstrucción de una arteria) o hemorragias. Muchas veces es necesario repetir la prueba para ver como evolucionan las distintas lesiones ya sea de forma espontánea o con algún tratamiento.

Conviene acudir a recoger el resultado y no asumir que todo está normal porque no se le entregan los resultados en unas pocas semanas. El médico que le ha pedido la prueba le dará los resultados y le indicará a necesidad de hacer otras exploraciones complementarias o algún tratamiento.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 20/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio Jáuregui

Experto en urticaria

“En el tratamiento de la urticaria crónica se están obteniendo resultados muy prometedores, y en muchos casos espectaculares, con un anticuerpo monoclonal que se diseñó para tratar el asma grave”

 

1,3 de cada 1.000 niños son sordos

Uno de los primeros síntomas de pérdida auditiva en los bebés, y a los que los padres deben estar atentos, es que no reaccionan a los sonidos fuertes y tienen problemas para distinguir la procedencia de un ruido.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'

 

PUBLICIDAD