PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Test de Snellen
El test de Snellen requiere interpretar dibujos o identificar letras de diferentes tamaños a determinada distancia para comprobar la agudeza visual, es decir, la capacidad que tiene cada ojo de ver de lejos con nitidez.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es el test de Snellen

El test de Snellen es una prueba que se utiliza muy frecuentemente por oculistas y oftalmólogos. Gracias a él se puede estudiar la agudeza visual de una persona, es decir, la capacidad que tiene el ojo humano de distinguir objetos a distancias lejanas. La agudeza visual alcanza varias decenas de metros en las personas con una vista sana, pero esta capacidad se puede ver mermada por alteraciones oculares como la miopía o la hipermetropía en las que el ojo tiene dañado su mecanismo de refracción y enfoca mal.

La prueba fue diseñada por Hermann Snellen, un médico holandés nacido en Utrecht en el siglo XIX. Él calculó matemáticamente la distancia a la cual una persona sana distingue correctamente dos objetos cercanos de forma separada, así puedo crear una tabla con letras a diferentes tamaños que debían ser interpretadas a una distancia concreta cada una. De no ser así se interpretaba como un déficit de agudeza visual y había que investigar la causa.

Al tratarse de una prueba sencilla y muy económica (tan sólo se necesitan letras negras de diferentes tamaños dibujadas sobre una superficie blanca), el test de Snellen se utiliza cotidianamente en consultas de oftalmología y ópticas de todo el mundo. Además, es el paso previo a estudiar las dioptrías ópticas y su corrección con lentes. Tan sólo se tarda unos minutos en realizar y no supone ninguna molestia para la persona que se somete a ella.

Cuándo se hace un test de Snellen

El test de Snellen se debe realizar a todas las personas que crean tener una falta de agudeza visual. Una persona puede darse cuenta de ello cuando note cambios en la capacidad de ver de lejos. Algunos ejemplos podrían ser: ver borrosa la televisión a la misma distancia de siempre, no leer los carteles de las tiendas, dificultad para interpretar señales de tráfico, etcétera.

Pero los cambios en la agudeza visual suelen ser progresivos, de tal forma que la gente no suele darse cuenta de perder visión de golpe y se acostumbran a ver peor. Por eso se recomienda, de forma no oficial, realizarse un test de Snellen con cierta frecuencia o en los siguientes casos:

  • Niños: se debe realizar un test de Snellen al menos dos veces en la infancia separadas por 5-6 años. También cuando se sospeche que tiene dificultad para leer la pizarra.
  • Adolescentes: al inicio de los estudios de secundaria y al final de los mismos se debe realizar un test de Snellen para comprobar que el crecimiento no ha alterado la óptica del ojo.
  • Jóvenes: una vez superada la fase de crecimiento de la adolescencia, solo se tiene que realizar un test de Snellen cuando terminen fases de estudio prolongadas (por ejemplo, los estudios universitarios o una oposición).
  • Adultos: el test de Snellen solo es necesario repetirlo cada 10 años aproximadamente.
  • Ancianos: se debe realizar el test cuando se sospeche un déficit visual, pero se recomienda acudir al oftalmólogo porque muchas veces se puede achacar a la formación de cataratas en el cristalino.

Actualizado: 15 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD