PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Tomografía por emisión de positrones (PET)
La tomografía por emisión de positrones (PET) permite obtener imágenes del interior del organismo y detecta la actividad metabólica de las células. Se emplea sobre todo para el diagnóstico y seguimiento del cáncer.
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Qué es una PET

La tomografía por emisión de positrones (PET por su nombre en inglés, positron emission tomography) es una prueba diagnóstica que, a través del uso de una pequeña cantidad de una sustancia radioactiva, permite obtener imágenes del interior del organismo.

A diferencia de otras técnicas como la tomografía axial computarizada (TAC) o la resonancia magnética nuclear (RMN), el PET no da información anatómica del organismo, sino que detecta la actividad metabólica de las células que deseamos estudiar. Por ejemplo, puede determinar el flujo sanguíneo, el consumo de oxígeno, o el consumo de azúcar, de unas células determinadas. Por ello, se utiliza principalmente para el diagnóstico y seguimiento de pacientes con cáncer, pues las células tumorales tienen un metabolismo diferente a las células sanas.

El PET también puede usarse en otros campos como en cardiología o neurología. Al emplear sustancias radioactivas, es una técnica que se incluye dentro de una parte de la medicina llamada medicina nuclear.

La máquina de PET es muy parecida a la que se utiliza para hacer un TAC. Es una máquina grande con forma de donut y con una camilla en su interior donde se tumba el paciente. Previamente a la toma de las imágenes se administra una sustancia radioactiva, llamada radiofármaco o trazador, por vía intravenosa, vía oral o vía inhalada, dependiendo de la sospecha diagnóstica. Este radiofármaco circula por el cuerpo y se pega a las células tumorales, que comienzan a emitir una pequeña cantidad de radiación. Esta radiación es detectada por la máquina de PET, la cual produce una imagen en la que resaltan zonas del cuerpo donde se ha acumulado el radiofármaco y que pueden corresponder a tumores.

En muchas ocasiones se realiza un TAC a la vez que se hace el PET. Esto permite ver imágenes del cuerpo con dos técnicas distintas, que pueden fusionarse en una sola imagen y ofrece una información muy precisa sobre la posible patología. Para ello se usan aparatos que llevan incorporadas ambas tecnologías.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

Salud en cifras

17%
de los nuevos diagnósticos de VIH en la Unión Europea son en mayores de 50 años
'Fuente: 'Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades''

PUBLICIDAD