PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Tricograma capilar
El tricograma capilar es una prueba sencilla que analiza las características de una muestra de cabello para diagnosticar la alopecia y otras patologías, y controlar la efectividad del tratamiento.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Cuándo se hace un tricograma capilar

El tricograma es una prueba que está indicada en el estudio del cabello para apoyar el diagnóstico de enfermedades. Existen multitud de enfermedades capilares, entre las cuales hay 100 motivos de pérdida de cabello o alopecia. Algunas de las patologías en las que el tricograma es útil son:

  • Alopecia androgénica: se conoce así a la pérdida de cabello asociada al varón, la calvicie común, que también puede aparecer en mujeres. Se puede encontrar que la raíz del folículo está alterada y el tallo es más estrecho, siempre comparando varios pelos entre sí.
  • Alopecia areata: es un tipo de alopecia en la que el sistema inmunológico ataca el pelo y provoca su caída. Se pueden encontrar estrecheces en el tallo del pelo, con zonas de fractura, y el extremo desflecado en forma de pincel.
  • Alteraciones genéticas: existen enfermedades genéticas que afectan directamente a la formación del cabello haciendo que sea más frágil. Con un tricograma se pueden observar directamente las formas que adquiere el tallo piloso. Algunas de estas enfermedades son el monilethrix, la tricorrexis invaginata, la triconodosis, el “cabello burbuja”, el “cabello impeinable”, etcétera.
  • Efluvio telógeno: es la causa más frecuente de consulta por pérdida de pelo, aunque en realidad se trata de una caída súbita y temporal del cabello maduro y no provoca calvicie a largo plazo. Se pueden observar un número más elevado de lo normal de cabellos maduros (conocida cono “fase de telogén”) con el extremo distal en forma de basto.
  • Efluvio en anágeno: es parecido al efluvio telógeno, pero en este caso el cabello que se pierde es el cabello inmaduro, joven. En el tricograma se puede observar el bulbo piloso en forma de palo de golf.
  • Tricotilomanía: se trata de un problema con base psicológica en el que el paciente se arranca su propio pelo sin darse cuenta. Con un tricograma se pueden observar signos de traumatismo del cabello, como cortes y fracturas de la punta del cabello.
  • Pediculosis: los piojos pueden dejar sus huevos en el tallo piloso, que se llaman liendres. Con un tricograma se pueden observar al microscopio estos huevos adheridos al tallo. Hay que evitar confundirlos con la descamación que aparece en la psoriasis, la dermatitis seborreica, o con el uso de productos cosméticos.

Actualizado: 8 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD