PUBLICIDAD

Salud al día
Psoriasis
Esta enfermedad crónica de la piel afecta aproximadamente al 2% de la población mundial y, a pesar de no ser contagiosa, la psoriasis suele provocar rechazo social a causa del llamativo aspecto de las lesiones.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento de la psoriasis

Puesto que la psoriasis es una enfermedad crónica, el objetivo del tratamiento es principalmente la disminución de los síntomas y la prevención de infecciones secundarias. Para ello existen tres opciones de tratamiento de la psoriasis: sustancias de uso tópico, farmacos sistémicos y fototerapia.

Sustancias de uso tópico

Lociones, cremas, champúes, etcétera; la mayoría de los casos de psoriasis se tratan inicialmente con productos que se aplican directamente sobre la piel.

  • Cremas o lociones con hulla o antralina.
  • Champúes anticaspa.
  • Humectantes.
  • Queratolíticos; productos que eliminan el exceso de piel disminuyendo así la descamación.
  • Análogos de la vitamina D, evitan la proliferación de los queratinocitos (células de la piel que se acumulan formando las placas). No se recomienda aplicarlos en la cara y pliegues corporales, ya que pueden tener un efecto irritante.
  • Retinoides; derivados de la vitamina A. Presentan una eficacia semejante a los productos a base de vitamina D.
  • Corticoides tópicos; los corticoides son inmunosupresores, de modo que su uso solo se recomienda en casos de psoriasis leve, en pacientes que no han respondido a otros tratamientos, así como para lesiones en zonas delicadas (cara, pliegues, genitales, etc). Deben aplicarse durante periodos de tiempo breves, y retirarse de forma gradual para evitar la reaparición de los síntomas.
  • Tratamientos naturales:
    • Aloe vera y pita. Ambas con propiedades emolientes.
    • Palomilla de tintes o raíz de traidor. Planta de la familia de las borragináceas; al igual que las anteriores tiene propiedades emolientes, por lo que se ha usado tradicionalmente para paliar los síntomas de distintas patologías cutáneas.

Fármacos sistémicos para el tratamiento de la psoriasis

Son aquellos que actúan desde dentro del organismo; normalmente se administran por vía oral, aunque también pueden encontrarse algunos en forma inyectable.

  • Medicamentos con vitamina D o vitamina A (retinoides, como la Acitretina).
  • Ciclosporinas, inmunomoduladores.
  • Medicamentos biológicos. Actualmente están comenzando a comercializarse algunos medicamentos que interfieren en distintos procesos celulares que desencadenan la enfermedad (etanercept, adalimumab, infliximab y ustekinumab).
  • Metotrexato. Efecto antiinflamatorio y antiproliferativo. Es el fámaco sistémico más utilizado, y con buena eficacia en casos de artritis asociada.

Fototerapia

El tratamiento se basa en la exposición controlada a luz ultravioleta (UVA o UVB). Este método reduce la inflamación y desacelera la tasa de producción de células cutáneas en personas con psoriasis. Se ha observado una elevada eficacia en el aclaramiento de las lesiones y una remisión prolongada de los brotes. El inconveniente es que requiere un mínimo de 20 tratamientos, con 2 a 4 visitas semanales, seguido de un tratamiento de mantenimiento a intervalos variables.

Existen varias opciones de aplicación para este tratamiento:

  • UVB de banda ancha.
  • UVB de banda estrecha.
  • UVA + psoralenos (PUVA): reducción de la afluencia de linfocitos y estimulación de la formación de melanocitos.

Consejos para pacientes con psoriasis

  • Exposición solar moderada.
  • Tomar baños en el mar.
  • Usar de forma habitual cremas hidratantes, sobre todo a base de productos naturales como avena o caléndula.
  • Dejar las heridas descubiertas, al aire, siempre que sea posible.
  • Evitar el consumo de carnes grasas y aumentar el de frutas y vegetales.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Beber agua en abundancia para mantener el organismo hidratado.
  • Tratar de seguir hábitos de vida saludables, evitando en la medida de lo posible situaciones de estrés.

Psoriasis, repercusión psicológica

La psoriasis, como toda enfermedad crónica, supone para el paciente que la sufre el enorme esfuerzo de aprender a convivir con ella y ser capaz de sobrellevarla de una forma lo más natural posible. Esta enfermedad se manifiesta con unos signos apreciables a simple vista y que, muy a menudo, generan una actitud de rechazo en los demás.

Además, cuando existe artritis asociada, el dolor y la limitación de algunos movimientos puede repercutir notablemente en la calidad de vida de los pacientes. Esto, en muchas ocasiones, llega a dificultar las relaciones sociales, laborales y afectivas del paciente, provocando que un trastorno que, en principio, no tiene mayores complicaciones, se convierta en una enfermedad realmente difícil de afrontar, y que puede llegar a requerir asistencia psicológica.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD