Reflujo gastroesofágico
Escrito por Silvia Chacón Alves, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El ERGE se produce cuando el contenido gástrico pasa del estómago al esófago, y es uno de los trastornos digestivos más frecuentes, ya que alrededor del 7% de la población tiene síntomas de reflujo gastroesofágico todos los días.

Tratamiento del reflujo gastroesofágico

Los objetivos del tratamiento del ERGE son: el alivio de los síntomas, curar la esofagitis y evitar las complicaciones del reflujo gastroesofágico.

Modificación del estilo de vida

Es recomendable elevar la cabecera de la cama o dormir con más de una almohada, disminuir el peso si existe obesidad para reducir la presión intraabdominal, evitar prendas que compriman el abdomen, evitar las comidas copiosas y no acostarse inmediatamente después de ingerir alimentos.

Es aconsejable realizar cambios en la alimentación, aumentando las proteínas y disminuyendo el consumo de grasas, alcohol, chocolate, café... También se deben evitar los alimentos que causen los síntomas del ERGE, así como abandonar el consumo de tabaco.

Si es posible, también se deben evitar los fármacos que disminuyan la relajación del esfínter esofágico inferior, como son los relajantes musculares, los anticolinérgicos, etcétera.

Fármacos para tratar el reflujo

El tratamiento farmacológico del reflujo esofágico, en este caso va dirigido a inhibir la secreción ácida del estómago para disminuir el factor agresivo responsable de los síntomas.

En los pacientes de ERGE con síntomas y alteraciones leves está indicado el uso de antagonistas de los receptores H2 (cimetidina, ranitidina, famotidina).

En los pacientes con síntomas más intensos o con esofagitis demostrada por endoscopia está indicado el uso de inhibidores de la bomba de protones (IBP), como omeprazol, pantoprazol, lansoprazol y rabeprazol. Si no desaparecen los síntomas, se aumentarán las dosis de los IBP.

El tratamiento se mantiene durante ocho semanas en los casos leves y durante 6-12 meses en los casos severos. Posteriormente, se intenta la retirada progresiva de los fármacos. Si reaparecen de nuevo los síntomas, se prolongará el tratamiento incluso de forma indefinida.

Cirugía para el ERGE

Actualmente menos del 5% de los casos requieren un tratamiento quirúrgico. Está indicada cuando hay sintomatología persistente a pesar del tratamiento médico correcto, cuando reaparecen los síntomas al suspender la medicación prolongada, y cuando aparecen complicaciones.

La cirugía se basa en la restauración de la función antirreflujo de la unión del esófago con el estómago (mantenimiento de la función del cardias).

Existen diversas técnicas quirúrgicas que se pueden emplear:

  • Funduplicaturas (operación de Nissen): es la más empleada y consiste en enrollar, total o parcialmente, el fundus gástrico alrededor del extremo inferior del esófago. Su efectividad en cuanto a la corrección de los síntomas de reflujo gastroesofágico suele ser superior al 80%.
  • Técnica de Belsey-Mark: es útil, sobre todo, en pacientes que además tienen una hernia a ese nivel.
  • Técnica de Collis: sobre todo cuando existe un esófago acorado.
  • Técnica de Hill: fija el estómago para evitar su ascenso.
 
Actualizado: 08/09/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

99% se han reducido los casos de polio en los últimos 25 años

Las campañas de vacunación han permitido que el 80% de la población mundial viva ya en zonas donde se ha erradicado la poliomielitis, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'

 

PUBLICIDAD