PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Primeros auxilios en accidentes de tráfico
El día menos pensado podemos presenciar o ser parte de un accidente de tráfico. Mantener la calma y conocer una serie de conductas y acciones básicas a seguir puede llegar a salvar la vida de los implicados.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Cómo socorrer a las víctimas de un accidente de tráfico

Cómo socorrer a las víctimas de un accidente de tráfico

Para ayudar a las víctimas de un accidente de tráfico es importante que te mantengas tranquilo y concentrado.

En un accidente de tráfico puede existir más de una víctima, es por eso que el primer procedimiento será evaluar el estado de cada uno y dar prioridad a aquellos que están más graves.

Es muy importante que la persona que va a auxiliar esté tranquila y centrada. Un accidente desencadena un estado de pánico y nerviosismo, pero a la hora de actuar lo mejor y más efectivo es tener la mente concentrada en lo más importante, que es socorrer a las víctimas y ayudarlas en todo lo posible.

Para determinar el estado de la víctima de un accidente de tráfico se hacen dos valoraciones:

Primera valoración

Consiste en un primer vistazo, observando los problemas que pueden afectar directamente a la vida de la persona, como el estado de consciencia y su respiración:

  • Consciencia: para evaluar si el accidentado está consciente el auxiliador debe aproximarse a la víctima y hablarle en voz alta o sacudirle suavemente. Si habla, se queja o hace algún movimiento se le considerará como consciente, y por lo tanto, que su corazón y sus pulmones siguen en funcionamiento, por lo que se prosigue la comprobación de los demás heridos.
  • Respiración: si el accidentado está inconsciente se valorará la respiración (observando el movimiento del pecho, sintiendo y oyendo el aire entrar y salir por la nariz o la boca). Si respira se continua con la siguiente persona, y si no respira se procede a sacar a la víctima del vehículo y comenzar con maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Segunda valoración

Una vez establecido que no hay ninguna víctima con riesgo vital inminente, se lleva a cabo una segunda valoración para ocuparse de otras lesiones que se puedan presentar, como hemorragias, fracturas, quemaduras o shock:

  • Hemorragias: si se observa una herida que mana sangre abundante, se deben coger ropas, paños, toallas o tejidos que estén lo más limpios posibles y aplicar presión en la herida. Si es una extremidad mantenerla elevada. No retirar las ropas con las que se realiza la compresión, si se empapan poner encima unas secas y seguir presionando.
  • Fracturas: no colocar el hueso ni tocar la fractura, esperar a que se encarguen los equipos de emergencias. Solo inmovilizar el miembro y tapar la herida, si hubiera.
  • Quemaduras: aplicar agua limpia y, si se dispone de un botiquín, empapar gasas estériles en agua o suero fisiológico y tapar las quemaduras. No se deben aplicar pomadas o ungüentos. Si la víctima está consciente y no vomita, hidratarla con agua a pequeños sorbos.
  • Shock: para determinar si el accidentado está sufriendo un shock se observarán síntomas como palidez, sudoración, aumento del ritmo cardíaco pero pulsaciones débiles y pérdida progresiva de conciencia. Ante esta situación, se ha de colocar a la víctima boca arriba y elevar sus miembros inferiores, si vomita ponerle de lado, no darle de beber ni de comer y no dejarle solo en ningún momento.

Actualizado: 28 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Alicia Díaz

Enfermera, experta en Primeros Auxilios
Alicia Díaz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD