PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Nuevo sistema para tratar la artrosis de rodilla

El sistema KineSpring®, un implante de descarga articular, demuestra su eficacia para tratar la artrosis de rodilla en fase inicial, en pacientes de mediana edad en los que las terapias tradicionales no resultan efectivas.
Artrosis de rodilla

Artrosis de rodilla

24 de Abril de 2014

Un implante de descarga articular, el sistema KineSpring®, demuestra su eficacia para tratar la artrosis de rodilla en fase inicial en pacientes de mediana edad en los que todavía no es aconsejable recurrir a la cirugía de reemplazo total de la rodilla, y en los que el tratamiento de la artrosis tradicional, como los analgésicos o las ortesis no resultan efectivos.

El nuevo sistema consiste en colocar un implante de descarga articular, que funciona de forma similar a un amortiguador, tal y como explica el doctor Ricardo Rodríguez Arozena, jefe de equipo de Cirugía Ortopédica y Traumatología de HM Universitario Torrelodones, que ya ha intervenido a tres pacientes con muy buenos resultados y sin que se produjesen complicaciones. 

Durante la intervención se colocan dos placas, cada una en la parte medial del fémur y la tibia, unidas por un muelle que funciona liberando a la articulación de la sobrecarga que sufre la rodilla lesionada, y que puede llegar a reducir la carga del compartimento interno de la rodilla en el equivalente a 13 kilos menos de peso.

El implante de descarga articular KineSpring® funciona como un amortiguador, liberando a la articulación de la sobrecarga que sufre la rodilla lesionada

El Dr. Rodríguez Arozena destaca que la principal ventaja de este sistema –que ya ha sido implantado con éxito en más de 500 pacientes en todo el mundo– es que al no tocar la articulación es totalmente reversible, por lo que ni impide ni dificulta el empleo de cualquier otra técnica quirúrgica más adelante, como la colocación de una prótesis cuando el paciente sea más mayor.

Se trata de una intervención poco invasiva, y solo es necesario realizar dos incisiones para colocar las placas y, después, insertar el muelle o amortiguador por debajo de la piel. Al finalizar, los pacientes pueden deambular de forma inmediata, y tardan entre 15 y 30 días en poder abandonar las muletas.

Fuente: HM Hospitales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''