PUBLICIDAD

Salud al día
Ataxia
El principal síntoma de la ataxia es la dificultad para coordinar los movimientos. Aunque rara vez se cura, identificar las causas tratables permite aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Causas de la ataxia

La ataxia es una incapacidad para coordinar la actividad muscular durante el movimiento voluntario. Se produce generalmente por trastornos que alteran la función del cerebelo, o porque existe alguna irregularidad en las vías principales que conducen los impulsos nerviosos hacia dentro o hacia fuera de éste.

El cerebelo es una región del encéfalo situada en la fosa craneal posterior, por debajo del lóbulo occipital, cuya función principal es coordinar los movimientos para que éstos sean precisos y fluidos. Este órgano procesa la información proveniente de diferentes áreas del cerebro, de la médula espinal y de los receptores sensoriales, la integra y, finalmente, controla las órdenes que la corteza cerebral manda al aparato locomotor a través de las vías motoras. De esta forma, permite la realización de movimientos coordinados y uniformes.

Las causas de ataxia son muy variadas. Cuando aparece de forma brusca, los principales agentes desencadenantes en los que hay que pensar son:

  • Traumatismo craneoencefálico.
  • Accidente cerebrovascular (ictus).
  • Absceso cerebral.
  • Infecciones víricas.
  • Procedimientos quirúrgicos.
  • Alcohol.
  • Consumo de ciertas drogas o sustancias tóxicas (fenitoína, barbitúricos, litio).

Cuando la ataxia aparece de forma gradual las causas más frecuentes son: 

  • Alteraciones genéticas: la ataxia se produce por un defecto genético heredado del padre, de la madre, o de ambos. En ocasiones la gravedad de la ataxia es mayor de una generación a otra, apareciendo además de forma más temprana. Esto se conoce como fenómeno de anticipación. Las posibilidades de heredar una ataxia dependen del tipo de herencia con el que ésta se transmita.
  • Déficit hormonales como el hipotiroidismo.
  • Déficit vitamínicos, como el de vitamina B12 o vitamina B1.
  • Alcohol.
  • Exposición a ciertas drogas o productos químicos (fluorouracilo, mercurio).
  • Tumores cerebrales o síndrome paraneoplásico (conjunto de signos o síntomas que afectan a un paciente con cáncer y que no pueden ser explicados por el efecto local del tumor primario, por el de las metástasis, ni por la síntesis de hormonas propias del tejido del que procede el tumor).
  • Anomalías congénitas del cerebro o del cerebelo.
  • Enfermedades neurológicas degenerativas, como por ejemplo la esclerosis múltiple o la parálisis cerebral.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los casos de psoriasis se manifiestan antes de los 20 años de edad
'Fuente: 'Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)''

PUBLICIDAD