PUBLICIDAD

Salud al día
Bronquiolitis obliterante
La bronquiolitis obliterante afecta exclusivamente a los bronquiolos y produce una obstrucción de las vías aéreas de forma rápida. Puede ser de origen desconocido o estar asociada a distintas enfermedades.
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de la bronquiolitis obliterante

Los síntomas más frecuentes de la bronquiolitis obliterante son tos no productiva (tos seca, sin moco) y disnea de esfuerzo (dificultad para respirar). En los casos debidos a la inhalación de tóxicos o infecciones víricas hay fiebre y dolor torácico. También pueden aparecer astenia o un cansancio notable, así como una pérdida de peso no explicada por otras razones. Los síntomas de la bronquiolitis suelen aparecer paulatinamente, evolucionando en su intensidad a lo largo de semanas e incluso meses.

En el caso de los pacientes con artritis reumatoide y bronquiolitis obliterante, los síntomas pueden aparecer incluso años después de haber iniciado los síntomas inflamatorios de las articulaciones, aunque en un pequeño porcentaje de casos pueden preceder o aparecer a la vez.

La exploración física puede ser normal o presentar las características típicas de una obstrucción bronquial, por lo que al auscultar al paciente se aprecia una espiración alargada, roncus y sibilancias (ruidos pulmonares que se escuchan al tomar o expulsar el aire). El individuo suele presentar taquipnea, es decir, una frecuencia respiratoria superior a las 16-18 respiraciones por minuto que se consideran normales. 

En ocasiones también, sobre todo en casos de gravedad con un déficit importante de oxígeno, los pacientes aparecen con cianosis, que es una coloración morada de los labios y las uñas.

Diagnóstico de la bronquiolitis obliterante

En la radiografía de tórax el dato más característico es la insuflación pulmonar. Si se realiza un TAC de alta resolución, podrán apreciarse signos de inflamación de los bronquiolos, así como atrapamiento de aire en éstos, y un patrón en mosaico muy característico. 

El examen de la función respiratoria mediante una espirometría muestra una alteración ventilatoria obstructiva (el aire no penetra bien en los pulmones) que no desaparece tras la administración de un broncodilatador (fármaco que se utiliza para dilatar las vías aéreas y permitir el paso de aire). Este hecho la diferencia de otras enfermedades cuyos síntomas podrían ser similares como el EPOC o el asma. En el test de difusión de CO encontraremos una disminución de sus valores sobre todo conforme la enfermedad avance. 

En el lavado broncoalveolar, realizado mediante la broncoscopia, se observa un importante aumento de las células defensivas en los pulmones (neutrofilia). Esta prueba no es muy concluyente para el diagnóstico, pero permite descartar otras patologías. En algunos casos, como los pacientes transplantados, el diagnóstico definitivo de bronquiolitis obliterante ha de hacerse mediante biopsia pulmonar, que podría llevarse a cabo a través de la propia broncoscopia.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''

PUBLICIDAD