PUBLICIDAD

Salud al día
Bronquitis
La bronquitis suele estar relacionada con el consumo de tabaco o infecciones víricas. Tomar una serie de medidas contribuirá a paliar los síntomas, mejorando la calidad de vida de los pacientes. Acaba con la tos.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de la bronquitis

Los síntomas de la bronquitis pueden variar en función del tipo de bronquitis que se padezca; pero comúnmente, se encuentran: tos, dificultad respiratoria y presión en el pecho. Los más habituales para poder identificar sus signos son:

  • Tos con expectoración (es decir, al toser expulsamos moco), aunque si la mucosidad es muy gruesa puede ser complicada de expulsar, como ocurre a menudo en las infecciones. La tos es el síntoma de bronquitis más común en este cuadro, pudiendo mantenerse hasta una semana. Este síntoma puede causar secundariamente dolor de cabeza, irritación de garganta y disfonía por la irritación y el esfuerzo de presentarla. En aquellos casos en los que la tos se prolongue más de dos semanas se debe buscar atención médica para descartar complicaciones o valorar la posibilidad de una causa bacteriana y, por tanto, redirigir el tratamiento.
  • Dificultad de respiración y presión en el pecho. La producción de moco es importante. Aproximadamente en un 40% de los individuos con bronquitis puede presentar cierta dificultad para respirar con pequeños esfuerzos, incluso sibilancias o ruidos silbantes al respirar –como en asmáticos– como resultado de la obstrucción de los bronquios por la mucosidad. El dolor en el centro del pecho es característico al cabo de unos días con persistencia de tos, y es en estos accesos donde se presentará con más nitidez. No es frecuente el dolor en los costados, hecho que haría pensar en el desarrollo de una neumonía.
  • Rinitis y otros síntomas: como síntomas adicionales a una bronquitis de origen vírico suelen presentarse la rinitis y las artromialgias. En cuadros gripales podemos encontrarnos con fiebre y afectación gastrointestinal como diarrea.

Cabe recordar que en la bronquitis aguda la tos no suele ir acompañada de esputo, ya que es una irritación temporal y pasajera. Sin embargo, la mucosidad en la bronquitis crónica es frecuente, de aspecto purulento, y es un criterio que puede orientar el diagnóstico. Para que sea considerada bronquitis crónica, el paciente debe haber sufrido tos con expectoración al menos 3 meses al año, durante más de dos años.

En la bronquitis crónica, la constante y frecuente irritación de las vías bronquiales, con la consecuente inflamación, acaba produciendo moco que, al igual que la tos, es un mecanismo de defensa. El problema es que esa mucosidad puede acabar obstaculizando todavía más el paso del aire hasta los pulmones, con la consiguiente dificultad respiratoria. Las sibilancias también pueden aparecer en la bronquitis crónica.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD