PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Asocian estrés y metástasis en el cáncer de mama

Un estudio revela que existe una asociación entre el estrés y el desarrollo de metástasis en mujeres con cáncer de mama, debido a que un gen vinculado al estrés puede facilitar la diseminación del cáncer en el organismo.
Asocian estrés y metástasis en el cáncer de mama

27 de Agosto de 2013

Un estudio realizado en Estados Unidos por investigadores de la Universidad de Ohio ha encontrado una asociación entre padecer estrés y el desarrollo de metástasis en mujeres con cáncer de mama.

Según las conclusiones de la investigación, que se ha publicado en ‘Journal of Clinical Investigation’, la activación del gen ATF3, vinculado al estrés, podría contribuir a la diseminación del cáncer de mama hacia otras zonas del organismo, incluidas las células del sistema inmune.

En estudios previos ya se había comprobado que sufrir estrés es un factor de riesgo para las enfermedades oncológicas, y los datos del nuevo trabajo indican que el gen ATF3 actúa incitando a las células del sistema inmunológico para que produzcan errores cuyo resultado es el desarrollo de cáncer y su propagación hacia otras zonas del cuerpo de la paciente.

Los científicos estudiaron primero la expresión del gen ATF3 en las células del sistema inmune de alrededor de 300 mujeres con cáncer de mama y, después analizaron el mismo proceso en ratones con y sin el gen, a los que se había inyectado células de cáncer de mama. Comprobaron de esta forma que la metástasis era más extensa en los animales con el gen.

El gen vinculado al estrés estimula a las células del sistema inmune a producir errores que provocan cáncer y favorecen su diseminación

El doctor Tsonwin Hai, profesor de Bioquímica Molecular y Celular de la Universidad de Ohio y autor principal de la investigación, explica que observaron cómo las células cancerosas utilizan a otras células sanas para establecerse en distintas partes del organismo. 

Según las conclusiones del estudio, el gen del estrés se comporta como un interruptor que activa o desactiva otros genes del organismo, por lo que desarrollar un fármaco que consiguiera amortiguar su efecto contribuiría a disminuir el riesgo de metástasis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''