PUBLICIDAD

Salud al día
Cáncer de ovario
Cuando se detecta este tumor, el estadio casi siempre es avanzado, y el cáncer suele haberse extendido fuera de los ovarios, de ahí su elevada mortalidad. Un diagnóstico precoz ayuda a mejorar el pronóstico.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Tratamiento del cáncer de ovario

Habitualmente, el tratamiento del cáncer de ovario se aborda mediante las siguientes técnicas:

Cirugía

El tratamiento básico del cáncer de ovario es quirúrgico, y suele consistir en una cirugía radical, en la que se extirpan el útero y los ovarios, se explora el peritoneo (y se toman biopsias si hay lesiones sospechosas), se eliminan los ganglios de la zona, y puede ser incluso necesario quitar segmentos intestinales, con el fin de eliminar todas las posibles localizaciones del tumor.

En las pacientes jóvenes que deseen tener descendencia, se puede realizar una cirugía más conservadora en algunos casos, que se completaría posteriormente, una vez cumplidos los deseos de descendencia.

En estadios avanzados se extirpa la mayor parte posible del tumor, de manera que lo que quede pueda intentar tratarse tras la cirugía con quimioterapia.

Si no hay opción de cirugía se trata con quimioterapia.

Quimioterapia

Se emplea en función de los estadios y el éxito de la cirugía, como terapia adyuvante para eliminar las posibles células malignas que hayan sobrevivido a la operación. El número de ciclos de tratamiento que recibirá la paciente de cáncer de ovario dependerá de la etapa de su enfermedad en la que se encuentre. En este tipo de cáncer la quimioterapia puede ser administrada en vena (intravenoso o IV) o en el vientre (intraperitoneal o IP). Ver más sobre la quimioterapia

Recientemente los expertos han incorporado al tratamiento con quimioterapia una terapia antiangiogénica con un anticuerpo monoclonal frente a VEGF que mejora significativamente el pronóstico del cáncer de ovario.

Seguimiento de los tumores de ovario

Es muy importante detectar precozmente las recidivas, por eso hay que hacer revisiones periódicas, que pueden incluir:

  • Examen físico.
  • Analítica: hematología, bioquímica y marcadores tumorales (Ca 125).
  • Pruebas de imagen: ecografía, TAC o resonancia.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD