PUBLICIDAD

Salud al día
Cáncer de riñón
La genética, la obesidad y el consumo de tabaco son algunos de los factores que pueden predisponer a sufrir un cáncer de riñón, una patología que, con un diagnóstico precoz, tiene una alta tasa de supervivencia.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Qué es el cáncer de riñón

El cáncer de riñón es un tumor maligno que aparece como una masa sólida en la corteza renal, habitualmente con áreas de hemorragia y que no origina síntomas hasta fases muy avanzadas. El cáncer renal es un tipo de cáncer que se produce en los riñones, dos órganos que tienen la función de filtrar la sangre y eliminar desechos y el exceso de líquido del organismo, transformándolos en orina que, desde los riñones, es enviada a la vejiga a través de los uréteres, para ser excretada posteriormente.

El cáncer de riñón o de células renales es el tumor maligno más frecuente del riñón, registrándose aproximadamente unos 12 casos nuevos anuales por cada 100.000 habitantes. Supone en torno al 4% de los tumores malignos de adultos, siendo uno de los diez tumores con más incidencia en España –el 3%, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)–. Representa la tercera causa de muerte por motivo genitourinario. Es algo más común en varones y se presenta con más frecuencia a partir de la quinta década de la vida. 

En las últimas décadas hemos asistido a un incremento de su incidencia, no tanto por los factores que lo producen, sino por los avances en los métodos diagnósticos que han permitido visualizar más cánceres renales en pruebas de imagen (ecografía, TAC) realizadas por otros motivos. No obstante, lo cierto es que su diagnóstico es muchas veces casual, bien en una revisión de rutina o tras una ecografía realizada por problemas digestivos. Los síntomas más característicos por los que un especialista lo puede diagnosticar son dolor en la parte lateral o la zona lumbar, presencia de orina en la sangre y una masa palpable, aunque la localización de estos tres signos indican que el cáncer se encuentra ya en una fase avanzada.

El pronóstico de este tipo de tumores –los menores de cuatro centímetros– suele ser bueno, con una supervivencia casi total, y en ocasiones no es necesario extirpar del todo el riñón, con lo que se conservan mejor las funciones renales.

En personas con antecedentes familiares de tumores renales es recomendable realizarse una ecografía abdominal cada 4-5 años a partir de cumplir los 40 años.

Aunque existen varios tipos de cáncer renal, el cáncer de células renales de células claras, también llamado adenocarcinoma renal o tumor de Grawitz, es el más frecuente (8 de cada 10 aproximadamente).

Adenoma renal

Algunos tumores que se originan en los riñones, como el adenoma renal (el más frecuente), son de carácter benigno.

El adenoma renal es más frecuentes en adultos y ancianos, y se suele diagnosticar con una ecografía abdominal rutinaria, ya que generalmente no presenta ninguna manifestación clínica, debido a su pequeño tamaño.

Sin embargo, aunque apenas ocasione molestias al paciente, es mejor extirparlos para evitar que crezcan en exceso y puedan presionar los vasos renales y provocar insuficiencias. El tratamiento se realiza mediante cirugía por laparoscopia, y algunos tumores pequeños pueden incluso destruirse mediante radiofrecuencia.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

17%
de los nuevos diagnósticos de VIH en la Unión Europea son en mayores de 50 años
'Fuente: 'Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades''