PUBLICIDAD

Salud al día
Cáncer de vejiga
El cáncer de vejiga es la neoplasia maligna más frecuente del aparato urinario. Te explicamos cómo identificarlo y el tratamiento adecuado en función de la etapa en la que se encuentre el tumor.
Escrito por María Dolores Tuñón, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Diagnóstico del cáncer de vejiga

Para diagnosticar un cáncer de vejiga se llevan a cabo las siguientes pruebas con el fin de distinguir sus síntomas de otras patologías de las vías urinarias y confirmar la presencia del tumor:

  • Análisis de orina: mediante la citología se detectarán las células sanguíneas y, en algunos casos, es posible identificar también algunas células malignas. Es la prueba inicial que debe realizarse para, posteriormente, llevar a cabo un estudio más detallado.
  • Tacto rectal o vaginal para evaluar la consistencia de la vejiga.
  • Urografía intravenosa: detecta la gran mayoría de los tumores grandes. Esta prueba suele practicarse a todos los pacientes que consultan por hematuria (sangre en la orina), para detectar de forma precoz el cáncer, en el caso de que este sea su causa.
  • Ecografía de la vía urinaria: se utiliza para determinar el tamaño y el grado de invasión del tumor. En la actualidad, ante la presencia de hematuria, es la primera aproximación diagnóstica a realizar, con un alto índice de fiabilidad en la sospecha cuando se realiza por radiólogos expertos.
  • Exploración endoscópica (cistoscopia): se realiza bajo anestesia. Permite ver el aspecto real de la lesión, y determinar su tamaño y localización exacta. Es la prueba que permite la biopsia de la lesión. También se completa con la instilación de un fármaco que se adhiere al tumor y se visualiza de color azul mediante la cistoscopia de fluorescencia.
  • TAC/RMN: para definir el estadio tumoral y comprobar si el cáncer se ha extendido a otras áreas del cuerpo. Dentro de estas técnicas, se puede realizar el URO-TAC o TAC con urografía siendo más especifico para la detección y el estadiaje del tumor, considerándose actualmente como la prueba de elección para esta finalidad.
  • Biopsia: se realiza para determinar el tipo de tumor y la agresividad a la que nos enfrentamos. Normalmente se realiza al mismo tiempo que la endoscopia, para causar las mínimas molestias posibles al paciente.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Cáncer
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD