PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

El linfoma se puede curar si se detecta precozmente

Los avances en el tratamiento del linfoma, un tipo de cáncer que afecta a los ganglios del sistema linfoide, han permitido que el tumor se pueda eliminar si se detecta precozmente. Por ello, conocer los síntomas es fundamental.
Mujer con linfoma

11 de Septiembre de 2013

El linfoma es un tumor que afecta a los ganglios del sistema linfoide y que suele aparecer sobre todo a partir de los 50 años. Actualmente es el tipo de cáncer hematológico más frecuente, y solo en España se detectan 6.000 nuevos casos cada año.

Con motivo de la celebración el 15 de septiembre del ‘Día Mundial del Linfoma’, los expertos han querido recordar que aunque su incidencia está aumentando, y en el 90% de los casos se desconoce su origen o las causas que lo provocan, un diagnóstico precoz permite que la desaparición definitiva de este tumor sea posible en cada vez un mayor número de pacientes.

Y es que los avances en el tratamiento del linfoma –del que existen más de 30 tipos–, gracias sobre todo al desarrollo de nuevos fármacos como los anticuerpos monoclonales, no solo han aumentado la supervivencia de los pacientes afectados por esta neoplasia, sino que también ha permitido que, en muchos casos, el tumor haya sido eliminado definitivamente.

Nuevos fármacos, como los anticuerpos monoclonales, han aumentado la supervivencia de los pacientes de linfoma y, en muchos casos, han permitido eliminar el tumor definitivamente

Conocer los síntomas del linfoma ayuda a su detección precoz, lo que incrementa las posibilidades de curación. El síntoma más frecuente y llamativo del cáncer linfático es la aparición de un bulto en el cuello, la zona cervical, las axilas o las ingles. En realidad, se trata de ganglios linfáticos inflamados, algo que se puede confundir con una infección, y que puede retrasar el diagnóstico. Por ello siempre es conveniente consultar con un especialista ante la aparición de un bulto que no desaparece en alguna de las zonas indicadas.

Otros síntomas que pueden indicar la posibilidad de que se sufra linfoma y que también hay que consultar con el especialista, sobre todo si se presentan combinados, son: fiebre intermitente, pérdida de peso brusca sin razón que lo justifique, sudoración excesiva por la noche sin causa aparente, picores, y fatiga persistente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'