PUBLICIDAD

Salud al día
Candidiasis
La Candida es un hongo que habita en la flora común de boca, intestino y vagina, pero puede infectar piel y mucosas. Una higiene adecuada y un buen estado de salud evitan su proliferación y la aparición de candidiasis.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento de la candidiasis

Lo más importante a la hora de implantar un tratamiento para la candidiasis es distinguir el tipo de infección por Candida que se padece para combatirla con efectividad: 

  • Así, las infecciones cutáneas o ungueales frecuentemente responden bien a preparados tópicos como las pomadas, cremas o geles de azoles como el itraconazol, fluconazol, ketoconazol, miconazol o la nistatina. 
  • De la misma manera, en los casos de infecciones orofaríngeas como el muguet, los enjuagues con nistatina líquida pueden ser suficientes para hacer desaparecer las lesiones.
  • En el caso de infecciones profundas como la esofágica, se debe iniciar tratamiento con este tipo de fármacos, pero en forma de comprimidos o pastillas durante 7-10 días, según la severidad de la enfermedad. 
  • También este tipo de tratamiento oral es útil en el caso de infecciones superficiales como las genitales, pero que se tornan muy frecuentes o recurrentes. Existe algún preparado oral para administrar una sola dosis en los casos de balanitis. 

En cuanto a las infecciones profundas, el tratamiento con estos agentes suele necesitar de ingreso hospitalario y de administración intravenosa. En dichas situaciones, las pruebas diagnósticas realizadas podrán identificar la especie de Candida causante de la infección, y de su sensibilidad a los distintos tratamientos para así administrar de manera directa aquel que sea más útil. Para estos pacientes con infecciones graves se dispone de otros fármacos como la anfotericina, y en los últimos años las equinocandinas, como caspofungina o micafungina.

Sobre todas estas líneas de tratamiento se debe intentar recuperar el equilibrio que los distintos factores causales de la candidiasis hayan podido quebrar, como son un buen control de la diabetes, la interrupción de algunos regímenes antibióticos, o el buen cuidado de la piel en determinadas situaciones.

El pronóstico de las infecciones superficiales por Candida suele ser bueno, con algunas recurrencias que obligan a repetir tratamiento o a utilizar algún método diagnóstico para descartar otros gérmenes. No así en el caso de las infecciones profundas y en la candidiasis invasora, con una alta mortalidad como en la endocarditis, donde puede alcanzar hasta un 80% de los casos. Este pronóstico se oscurece sobre todo en los casos en los que la infección visceral o de la sangre se asocia a una enfermedad maligna y a sus tratamientos.

Actualizado: 20 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD