PUBLICIDAD

Salud al día
Chancroide
El chancro blando o chancroide consiste en la aparición de úlceras genitales muy dolorosas, producidas por una bacteria que se transmite por vía sexual. Conoce sus síntomas, y cómo prevenir y tratar esta infección.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es el chancro blando o chancroide

El chancroide, también conocido como chancro blando, es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual. La produce una bacteria llamada Haemophilus ducreyi, y se transmite en las relaciones sexuales con personas infectadas cuando no se utiliza preservativo. Produce unas úlceras genitales dolorosas llamadas chancros, blandos en este caso. El nombre viene del francés chancre, que a su vez procede del latín cáncer por el aspecto que tiene la úlcera.

Las úlceras del chancro blando se acaban curando solas en uno o dos meses, pero si hay una inflamación ganglionar importante pueden acabar produciendo fístulas en la zona de la ingle. Por eso a menudo se drenan los ganglios inflamados asociados al chancroide. Aunque no se produce infección diseminada por esta bacteria, sí puede haber complicaciones locales en forma de balanopostitis o fimosis. La sobreinfección por otras bacterias también puede ser muy complicada.

En cualquier caso, al tratarse de una bacteria, afortunadamente se puede tratar de forma efectiva con antibióticos con curación completa posterior. Aun así sería fundamental prevenirla. Por otro lado, padecer chancroide no confiere inmunidad, por lo que las personas con prácticas sexuales de riesgo se pueden infectar múltiples veces a lo largo de su vida.

Relación del chancro blando con otras enfermedades de transmisión sexual

Algo preocupante del chancro blando es que se asocia a menudo con otras enfermedades de transmisión sexual como el VIH, facilitando además la transmisión de este agente viral. También se puede acompañar de –o confundirse con– otras ETS como la sífilis, el linfogranuloma venéreo, el herpes genital, o el granuloma inguinal. Otras ETS como la gonorrea o la clamidiasis también deben ser estudiadas y tratadas en los pacientes que tienen un chancroide.

Todos los años hay millones de casos de chancroide en el mundo, sobre todo en los hombres y en las mujeres trabajadoras del sexo, que a menudo se ven forzados a mantener relaciones sexuales sin preservativo en contra de su voluntad. Es más frecuente en países más pobres y con peores condiciones de higiene y sociosanitarias. Además del tratamiento antibiótico, es importante prevenir esta enfermedad de transmisión sexual fomentando el sexo seguro.

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de la población tiene una variante genética que aumenta el riesgo de sufrir depresión
'Fuente: 'The Journal of Clinical Psychiatry''