PUBLICIDAD

Salud al día
Ciática
La ciática, que se produce a causa de la irritación del nervio ciático, es muy dolorosa y puede durar varios días, llegando a incapacitar al paciente. Aprende a prevenir su aparición y a disminuir sus molestias.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Diagnóstico de ciática

Al diagnóstico de la ciática se llega por los síntomas que hemos señalado en el punto anterior, pero conviene ir más allá e identificar la causa que la provoca y la zona donde se comprime el nervio. Para ello hay una serie de pruebas sencillas que ayudan al médico en el diagnóstico de la ciática:

  • Maniobra de Lasègue: con el paciente tumbado boca arriba se eleva la pierna extendida del lado afectado. Cuando el dolor aumenta antes de elevarse más de 60º indica que se debe al nervio ciático, el cual se estira cuando realizamos esta maniobra. Se debe realizar en las dos piernas para comprobar que el dolor afecta sólo a uno de los nervios ciáticos. En personas ancianas es difícil llevar a cabo esta maniobra, ya que suelen tener problemas en la articulación de la cadera y se provoca dolor más fácilmente, aumentando el número de falsos positivos.
  • Maniobra de Bragard: se realiza después de la maniobra de Lasègue y consiste en el mismo movimiento, pero cuando se llega al punto en el que aparecía el dolor dejamos de elevar más la pierna y empujamos la planta del pie flexionando el tobillo. Si aparece dolor apoya la sospecha de ciática.
  • Exploración de la sensibilidad: el médico puede comprobar la afectación de la sensibilidad de la piel que inerva el nervio ciático comparándola siempre con el lado no afectado.
  • Exploración de la fuerza muscular: del mismo modo el médico compara ambos lados del cuerpo para comprobar la fuerza muscular perdida. Un método más sencillo es hacer que el paciente camine. La ciática suele impedir caminar de puntillas o de talones, ya que los músculos que lo permiten no tienen la fuerza suficiente.
  • Exploración de los reflejos tendinosos: cuando se da un golpe seco en los tendones se produce una contracción refleja del músculo al que pertenecen. Esto sucede gracias a que los nervios que forman este reflejo están sanos y durante la ciática puede desaparecer su capacidad para contraerse. El reflejo que el médico puede ver disminuido con más frecuencia durante un ataque de ciática es el reflejo del tendón de Aquiles en el tobillo. En la ciática invertida el reflejo rotuliano estará afectado.

Actualizado: 8 de Enero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los casos de psoriasis se manifiestan antes de los 20 años de edad
'Fuente: 'Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)''

PUBLICIDAD