PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Congelamiento
El congelamiento se produce por una exposición de los tejidos al frío extremo. Si no se interviene a tiempo, las lesiones pueden ser graves o irreversibles. Conoce cómo debes actuar para ayudar a la víctima.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Cómo prevenir el congelamiento

Lo más importante a la hora de prevenir el congelamiento es conocer los factores que contribuyen a que se produzca. Algunos de estos factores son ambientales, como los fuertes vientos, el frío extremo y la humedad. Por ello, cuando se prevea que se va a estar expuesto a condiciones climatológicas extremas, es imprescindible utilizar ropas especiales contra el frío, impermeables y que corten el viento, no dejar partes del cuerpo descubiertas por donde se pueda perder calor, y evitar la ropa y calzado muy ajustados o que aprieten.

Otros factores que pueden propiciar el congelamiento están relacionados con la capacidad del cuerpo para autorregularse. El consumo de tabaco y alcohol afecta al sistema circulatorio, y en situaciones así resulta más difícil mantener el calor en todas las partes del cuerpo. También ciertas enfermedades como la diabetes son un factor de riesgo por la vasoconstricción de los vasos sanguíneos, sobre todo en las manos, los pies y la cara.

En caso de exposición al frío durante largos períodos de tiempo, para prevenir un posible congelamiento también es importante asegurarse de mantener una buena alimentación que proporcione un aporte de calorías apropiado, al igual que un buen descanso.

Además, si nos encontramos envueltos en una situación de frío extremo, como por ejemplo durante una tormenta de nieve, se debe aumentar la actividad corporal y mantenerse en movimiento para no perder calor en ningún momento.

Actualizado: 15 de Enero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD