PUBLICIDAD

Salud al día
Dismenorrea
La dismenorrea, o menstruación dolorosa, afecta a la mitad de las mujeres en algún momento de su vida. El tratamiento debe ser personalizado, según las características de la paciente y la intensidad del dolor.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de la dismenorrea

La dismenorrea es un término griego que significa ‘flujo menstrual difícil’. Esto expresa el pilar fundamental de los síntomas. El dolor va a ser la pieza clave de este cuadro, variando en intensidad de una mujer a otra, pero siendo un hecho constante.

Los síntomas de la dismenorrea o patrones de dolor más típicos suelen ser de comienzo a las pocas horas de iniciada la menstruación, con un pico de intensidad en las primeras 24 horas, y no extendiéndose más allá de los cuatro días. Algunas mujeres lo describen como retortijones, otras como un dolor sordo, opresivo, muchas veces inaguantable. Generalmente la localización es en la zona pélvica, aunque a veces se irradia a la zona de los muslos y a las ingles.

Además, pueden acompañar otros síntomas de la menstruación dolorosa más generales, como las nauseas y los vómitos, a veces fuertes dolores de cabeza e incluso diarrea. En otras ocasiones, dolores musculares generalizados y un cansancio notable. La sensación de irritabilidad que suele acontecer en estos días probablemente es secundaria al cuadro de dolor más o menos intenso junto con el resto de síntomas.

La intensidad del dolor es variable. Para considerar dismenorrea se acepta que el dolor interfiera en la vida cotidiana de la mujer, pero puede incluso obligarle al reposo en cama y, por tanto, causar absentismo de su actividad diaria.

En los casos de dismenorrea secundaria el dolor se inicia más tardíamente en la vida de la mujer, a veces por encima de los 30 años, y suele acompañarse de otras circunstancias como sangrados abundantes y duraderos, como en el caso de la miomatosis. En casos de dolor muy intenso puede confundirse con otras patologías como las apendicitis o problemas abdominales con irritación del peritoneo, como en casos de rotura de quistes ováricos o endometriosis.

Actualizado: 23 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD