PUBLICIDAD

Salud al día
Encefalitis
La encefalitis es una inflamación del cerebro causada la mayoría de las veces por virus. Puede pasar desapercibida y curarse sola, o cursar como una enfermedad grave que deja importantes secuelas neurológicas.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Síntomas de la encefalitis

Los síntomas de la mayoría de las encefalitis parecen un cuadro gripal sin importancia. Puede persistir dolor de cabeza durante unos días, aparecer fiebre, dolores de articulaciones y musculares, y mucho cansancio. El cuadro puede durar de tres a diez días, igual que la gripe, y cuando sucede así no suele diagnosticarse encefalitis.

En ocasiones los síntomas son más llamativos y dan la alarma de que hay un daño concreto en el cerebro. Los más frecuentes son:

  • Alteración de la consciencia: estar somnoliento o tener el pensamiento muy lento son signos que indican daño cerebral. Se han dado casos de coma cerebral y muerte, aunque no es lo más frecuente.
  • Ataxia: se llama así a la alteración de la marcha; las personas que padecen ataxia no pueden caminar sin separar mucho los pies y sin agarrarse a cualquier punto de apoyo.
  • Dolor de cabeza muy intenso: mucho más de lo que cabe esperar en una gripe.
  • Convulsiones: aparecen de forma súbita y en personas que no han tenido antes cuadros epilépticos.
  • Pérdida de fuerza muscular o de la sensibilidad: simulan a un ictus, pero su aparición en el tiempo, los síntomas añadidos, y la distribución corporal, ayudan a diferenciarlo.
  • Alucinaciones visuales u olfatorias: oler malos olores, ver doble o formas difusas con colores, son síntomas bastante frecuentes.
  • Cambios de la personalidad: aunque parezca algo anecdótico, es un síntoma muy frecuente y característico. Puede suceder de forma súbita y es el dato que más alerta a los familiares.
  • Náuseas y vómitos: sobre todo en niños pequeños.
  • Irritabilidad y llanto continuo: puede ser el único síntoma en los niños menores de un año.

Las secuelas neurológicas son imprevisibles. La mayoría de las veces se dañan vías nerviosas responsables de la fuerza muscular (dando lugar a parálisis parciales), o se producen lesiones puntuales en el cerebro, que pueden causar epilepsia en el futuro. Los casos más graves pueden provocar retraso mental, parálisis total, o enfermedades neurológicas complejas (enfermedad de Parkinson, por ejemplo).

Actualizado: 4 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD