PUBLICIDAD

Salud al día
Enfermedad de Addison
La enfermedad de Addison se produce por una disminución importante de la producción de cortisol -la hormona del estrés- por las glándulas suprarrenales. Conoce los múltiples problemas que ocasiona.
Escrito por Ana Moreno Cerro, Doctora de Medicina y especialista en Inmunología

Síntomas de la enfermedad de Addison

Los síntomas de la enfermedad de Addison o insuficiencia suprarrenal crónica, en general, van apareciendo poco a poco. Los pacientes refieren debilidad generalizada, cansancio –estos dos síntomas se explican al estar reducida la ‘hormona de estrés’, el cortisol– y pérdida de peso; además, con frecuencia tienen síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, dolores abdominales y, a veces, diarreas. Muchos enfermos no tienen suficiente ácido clorhídrico en la secreción gástrica (debido a una gastritis atrófica) y, además, el estómago se vacía lentamente.

La hipotensión arterial (tensión arterial baja) es muy frecuente en la enfermedad de Addison y los pacientes suelen tener un gran deseo de tomar sal, ya que tienen poco sodio debido al déficit de aldosterona, hormona que actúa reteniendo sodio –lo que, en parte, es la causa de su hipotensión–. En ciertas situaciones como las infecciones, la fiebre o la ingestión de alcohol, los enfermos sufren hipoglucemias importantes (la cantidad de glucosa en la sangre es muy baja).

Otros de los síntomas de la enfermedad de Addison son la piel de aspecto moreno y el color azulado de las mucosas –hiperpigmentación cutánea y de las mucosas–, que se deben a que la falta de cortisol da lugar a la activación de las células implicadas en el bronceado de la piel (melanocitos) de la siguiente manera: el déficit de cortisol da lugar al incremento de la ACTH –que aumenta en un intento de inducir la producción de cortisol en la glándula suprarrenal, que no es capaz de conseguir– y de la hormona melanocitoestimulante (MSH), ambas producidas por la hipófisis; éstas son las hormonas que producen la activación de los melanocitos y, como consecuencia, la hiperpigmentación. La coloración bronceada es general, pero mayor en las zonas expuestas a la luz, así como en los codos, los nudillos de los dedos y las rodillas, y también en las cicatrices y los pliegues de la piel.

Además, hay hiperpigmentación de las mucosas de las encías, la parte interior de las mejillas, la lengua, la conjuntiva de los ojos y zonas genitales. La hiperpigmentación suele estar presente en todos los casos, va apareciendo poco a poco debido a la evolución crónica de la insuficiencia suprarrenal y es muy útil para orientar el diagnóstico.

En la suprarrenalitis autoinmunitaria puede haber vitíligo –hasta en el 20% de los enfermos–, que son manchas pálidas de la piel debidas a la falta de pigmentación. En el síndrome pluriglandular autoinmunitario de tipo 1 hay con frecuencia infecciones por cándida.

La producción insuficiente de andrógenos da lugar a la pérdida de vello en el pubis y en las axilas y a una disminución de la libido en las mujeres. Además, puede producirse ausencia de la menstruación (amenorrea).

También pueden aparecer alteraciones psiquiátricas como depresión, alteraciones de la memoria y apatía.

Igualmente son frecuentes las alteraciones de algunos iones en la sangre: disminución de sodio (hiponatremia) y aumento de potasio (hiperpotasemia); en los casos muy avanzados puede haber aumento de calcio (hipercalcemia). Incluso puede haber deshidrataciones y disminución del volumen total de sangre.

Actualizado: 5 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Ana Moreno Cerro

Doctora de Medicina y especialista en Inmunología
Ana Moreno Cerro

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD