PUBLICIDAD

Salud al día
Enfermedad de Chagas
La enfermedad de Chagas, que afecta a 10 millones de personas, la mayoría de América Latina, es una enfermedad potencialmente mortal y muy grave, pero curable si se trata con los antiparasitarios adecuados.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia

Tratamiento de la enfermedad de Chagas

Principalmente hay dos tratamientos para la enfermedad de Chagas que, tradicionalmente, se han utilizado para curar la infección por tripanosoma. Ambos presentan limitaciones en el uso, especialmente debido a la aparición de reacciones adversas. Estos tratamientos son: nifurtimox y benzinidazol.

El benzinidazol se considera la primera línea de tratamiento para el Chagas, tanto por su mayor experiencia de uso y eficacia como por su perfil más seguro en cuanto a efectos secundarios. De estos efectos cabe destacar la aparición de exantema (enrojecimiento cutáneo) que responde bien a antihistamínicos, aunque en algunos casos puede causar dermatitis más complejas.

Por su parte, el nifurtimox ocasiona con mucha frecuencia síntomas gastrointestinales como vómitos y pérdida de peso, aunque también origina trastornos neurológicos como temblores, desorientación y neuritis periférica. 

Hay que tener en cuenta que la tolerancia es regular. Algunos pacientes pueden abandonar el tratamiento debido a estos efectos adversos y a la larga duración del tratamiento (puede ser de hasta dos meses)

Si el diagnóstico de Chagas se confirma, su médico especialista le pautará el medicamento más apropiado para usted. Consulte con su médico o farmacéutico todas las dudas que pueda tener acerca del medicamento que le prescriban.

Por otro lado, estos tratamientos son efectivos en la fase aguda de la enfermedad, pero en la fase crónica (especialmente tardía) no lo son tanto. Por ejemplo, la eficacia de este tratamiento es controvertida en la afectación de la infección crónica, en la afectación cardíaca (miocardiopatía), afectación gastrointestinal, y en la reactivación de la enfermedad en pacientes con las defensas disminuidas. Aún así, se establece que pueden disminuir la progresión de la enfermedad de Chagas. A pesar de esto, la mayoría de expertos no recomiendan tratar casos de Chagas en mayores de 55 años o con afectación cardiaca avanzada.

​Conviene también aclarar que no existen formulaciones de estos tratamientos para población pediátrica, lo que obliga a reformular los tratamientos de adultos.

Existen algunos ensayos recientes que están probando la eficacia de ravuconazol y posaconazol, todavía sin resultados definitivos ni incluidos en regímenes terapéuticos totalmente contrastados.

En cuanto al tratamiento especifico de la afectación de órganos concretos como corazón o aparato digestivo en estos pacientes, es necesario en ocasiones la implantación de marcapasos en la cardiopatía por Chagas, y la cirugía para extirpar parcial o totalmente el colon cuando se produce megacolon en situaciones muy avanzadas

Actualizado: 29 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD