PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Dormir boca abajo es peligroso para los epilépticos

Dormir boca abajo es un factor de riesgo significativo de muerte súbita en personas con epilepsia según un estudio, que no ha podido establecer la relación causal directa entre la postura al dormir y la muerte repentina.
Mujer durmiendo boca abajo

La muerte súbita durante el sueño es más frecuente en pacientes con epilepsia fuera de control

06 de Febrero de 2015

Dormir boca abajo es un factor de riesgo significativo de muerte súbita –repentina e inesperada– en las personas con epilepsia, especialmente en menores de 40 años, según ha revelado un estudio que, sin embargo, no ha podido establecer una relación causal directa entre la postura al dormir y la muerte repentina.

El Dr. James Tao, profesor asociado de neurología de la Universidad de Chicago y líder del estudio, ha explicado que su hallazgo tiene ciertas similitudes con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), en el que los bebés fallecen al no ser capaces de despertarse si se interrumpea su respiración. En el caso de los adultos epilépticos, según este experto, es posible que al dormir boca abajo y sufrir una obstrucción en las vías aéreas tampoco puedan despertarse.

Para realizar la investigación, sus autores revisaron 25 estudios previos en los que se aportaban datos sobre 253 muertes súbitas inexplicadas de personas epilépticas, y en las que se describía la posición del cuerpo en el momento del fallecimiento. El 73% de los pacientes estaban durmiendo boca abajo cuando murieron, un porcentaje que ascendía al 86% cuando se trataba de menores de 40 años.

El 73% de los pacientes epilépticos estaban durmiendo boca abajo cuando murieron, un porcentaje que ascendía al 86% cuando se trataba de menores de 40 años

No se pudo explicar por qué hubo más casos de epilépticos jóvenes muertos en esa postura, aunque los investigadores lo atribuyen a que es más probable que fueran solteros y durmieran solos, por lo que no tenían a nadie cerca que les hubiera podido despertar al advertir una convulsión.

Tao afirma que la muerte súbita es más frecuente entre las personas con una epilepsia fuera de control, y aconseja que intenten dormir de lado o de espaldas, y que usen alarmas especialmente diseñadas para detectar las convulsiones durante el sueño. Un remedio muy sencillo y accesible para prevenir la postura inadecuada para estos pacientes es sujetar una pelota de tenis en la parte delantera de la prenda que se ponen para dormir, para que al ponerse boca abajo la molestia que les causa les despierte u obligue a darse la vuelta.

PUBLICIDAD