PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre amarilla
También conocida como la enfermedad del vómito negro o plaga americana, la fiebre amarilla es una patología viral transmitida por la picadura de un mosquito, que cursa con ictericia y fiebre, a veces con hemorragias.
Escrito por Marta Talise, Licenciada en medicina y análisis clínico
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Tratamiento de la fiebre amarilla

En la actualidad no hay fármacos dirigidos contra el virus de la fiebre amarilla. No existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, y lo único que se puede hacer es aliviar los síntomas empleando antipiréticos para la fiebre y analgésicos para el dolor, teniendo en cuenta que la aspirina está contraindicada por el riesgo de sangrado.

Es importante que el paciente tome abundantes líquidos para evitar la deshidratación, y que guarde reposo en cama. En el caso de que aparezcan infecciones bacterianas asociadas se le pueden administrar antibióticos para tratarlas.

Si el paciente desarrolla la fiebre hemorrágica, que es una manifestación muy grave de la enfermedad, que puede causar la muerte en el 50% de los casos, deberá acudir a un centro hospitalario para la reposición de líquidos por vía endovenosa y someterse a un control estricto de sus signos vitales, así como de las cantidades de orina eliminadas, con el fin de vigilar la función renal y estar alerta a los posibles signos de shock. Además, hay que tratar las complicaciones hemorrágicas administrando diversos medicamentos que disminuyen el sangrado.

Si se produce un fallo renal agudo deberá aplicarse un procedimiento llamado diálisis, con el objetivo de limpiar la sangre de sustancias de desecho que si se acumulan en el organismo pueden ser tóxicas.

Actualizado: 19 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marta Talise

Licenciada en medicina y análisis clínico
Marta Talise

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los casos de psoriasis se manifiestan antes de los 20 años de edad
'Fuente: 'Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)''

PUBLICIDAD