PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre de Lassa
La fiebre de Lassa es una enfermedad viral hemorrágica endémica del África Occidental. Aunque su tasa de mortalidad es menor que la del ébola, su efecto en las mujeres embarazadas y los fetos es devastador.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la fiebre de Lassa

Un médico muestra el resultado de una prueba a una mujer embarazada

En los países endémicos el diagnóstico de la fiebre de Lassa puede ser complejo de realizar por los escasos recursos sanitarios disponibles.

El diagnóstico de la fiebre de Lassa es difícil de alcanzar, porque sus síntomas, como se ha comentado, no son nada específicos. Esto quiere decir que muchas otras enfermedades, tropicales o no tropicales, pueden producir síntomas similares, como por ejemplo la malaria, la fiebre tifoidea, u otras enfermedades hemorrágicas virales como el ébola, el dengue hemorrágico, o similares.

En la analítica general de un paciente con fiebre de Lassa se puede encontrar aumento de transaminasas por afectación hepática. Otras alteraciones posibles son la disminución de la cifra de plaquetas y el aumento de los glóbulos blancos a expensas de los neutrófilos (un tipo de glóbulos blancos). También puede haber alteraciones de parámetros de función renal, y aumento de las proteínas en la orina. Además, puede haber alteraciones en la radiografía de tórax o el electrocardiograma si hay afectación de la pleura, los pulmones, o el pericardio.

En las áreas endémicas se considera que si un adulto tiene fiebre con faringitis, aumento de proteínas en orina, y dolor de pecho por detrás del esternón, es muy probable que el paciente tenga este tipo de fiebre. Sin embargo, estos datos clínicos no son suficientes para descartarlo, ni asegurar el diagnóstico de fiebre de Lassa al 100%, y hasta la mitad de los afecatdos no tienen todos estos síntomas.

El diagnóstico específico durante años ha sido la realización de una serología, es decir, la detección de anticuerpos específicos contra el virus Lassa, pero esta prueba tiene cierto retraso, tanto en su positivización, como en obtener el resultado. Por ello, hoy en día la técnica más rápida y sensible para el diagnóstico de certeza es la PCR-RT (reacción en cadena de la polimerasa de la retrotransciptasa) para detectar material genético del virus en sangre. Por su peligrosidad las muestras deben manejarse con un estricto protocolo de bioseguridad.

En los países endémicos el diagnóstico puede ser complejo de realizar por los escasos recursos sanitarios disponibles. Fuera del entorno endémico, en todos los viajeros procedentes de un área endémica de Lassa (sobre todo si han estado en una zona rural, o en contacto con pacientes con fiebre de Lassa en un entorno sanitario) se debe tener presente la posibilidad de que el paciente tenga esta infección, sobre todo porque se requieren medidas de aislamiento específicas, aunque la malaria, la fiebre tifoidea, y otras enfermedades tropicales, son mucho más frecuentes.

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD