PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre de Lassa
La fiebre de Lassa es una enfermedad viral hemorrágica endémica del África Occidental. Aunque su tasa de mortalidad es menor que la del ébola, su efecto en las mujeres embarazadas y los fetos es devastador.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la fiebre de Lassa

Qué es la fiebre de Lassa

El virus que causa la fiebre de Lassa es endémico de África Occidental, donde produce unos 300.000 casos al año y miles de muertes.

La fiebre de Lassa es una fiebre hemorrágica viral mucho más frecuente que el ébola y, sin embargo, una gran desconocida en nuestro medio. Se produce por un virus que se contagia a las personas a través de los desechos de ciertos roedores, aunque también se puede contagiar de persona a persona con mucha facilidad, por lo que cualquier persona que padezca esta infección debe ser sometida a medidas de aislamiento hasta la resolución de la misma. El virus se excreta en el semen hasta tres meses, por lo que esto debe ser tenido en cuenta ante una eventual posibilidad de transmisión sexual, y en orina hasta dos meses.

Este virus es endémico de África Occidental, donde produce unos 300.000 casos al año y miles de muertes. Sus síntomas consisten en fiebre alta, dolor de cabeza y de garganta, náuseas y vómitos, además de un intenso malestar. Aunque sea una fiebre hemorrágica, no todos los pacientes presentan sangrados relevantes. Esta infección es especialmente grave en mujeres embarazadas, con un efecto fatal sobre la mujer que la sufre, y más sobre el feto, de forma casi invariable.

El diagnóstico de esta infección no es sencillo porque requiere de técnicas de laboratorio específicas que no están disponibles con facilidad en los países donde se dan la mayoría de los casos. Si un viajero presenta fiebre de Lassa a su vuelta a casa, es importante que sea atendido por un médico experto en diagnóstico y tratamiento de enfermedades tropicales, porque el inicio del tratamiento con ribavirina, un antiviral, puede ayudar a que el cuadro no acabe siendo letal.

A pesar de todo, un viajero o turista esporádico en las zonas con presencia de fiebre de Lassa no tiene por qué verse afectado por este virus si no visita áreas rurales u otras donde haya presencia de roedores. Los cooperantes de asistencia sanitaria o de ayuda al refugiado, o los militares que acuden a los países endémicos, sí pueden tener un mayor riesgo de infección, sobre todo si atienden a estos pacientes sin las adecuadas medidas de aislamiento y prevención.

Esta es una más de las enfermedades olvidadas que sufren las gentes de los países del África Occidental. A pesar de que el número de casos y, por lo tanto, de muertes, sea mayor que en el caso del ébola, esta enfermedad no ha tenido mucha repercusión mediática en la parte más privilegiada del mundo, al haber por el momento muy pocos casos importados.

Actualizado: 5 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de la población tiene una variante genética que aumenta el riesgo de sufrir depresión
'Fuente: 'The Journal of Clinical Psychiatry''