PUBLICIDAD

Salud al día
Fiebre de Oropouche
La fiebre de Oropouche es una enfermedad vírica leve transmitida por mosquitos, que cursa con síntomas similares a los del zika, el dengue o el chikungunya, y que según la OMS podría extenderse por las Américas.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la fiebre de Oropouche

La fiebre de Oropouche es una enfermedad producida por un virus del mismo nombre, que se describió por primera vez en una persona que trabajaba en una zona selvática de Trinidad y Tobago, en Vega de Oropouche. Aunque este primer caso fue en 1955, y desde 1960 ha habido muchos brotes de esta patología, sobre todo en Brasil, no es hasta fechas recientes que se ha hecho algo más conocida entre el gran público, sobre todo tras su extensión a la Región del Cusco, en Perú.

Este virus se transmite por un mosquito que se llama Culicoides paraensis en ámbitos urbanos y semiurbanos, aunque hay otros mosquitos que lo pueden transmitir en las zonas selváticas. Produce una enfermedad molesta pero inofensiva, en cuanto a que no se han descrito casos mortales. No obstante, la fiebre alta y los dolores de cabeza, musculares y articulares, pueden obligar al paciente a guardar reposo unos días. No se han descrito casos de contagio de persona a persona.

En un par de brotes se ha descrito de forma asociada al dengue, como en Perú en 2016 en la región de Madre de Dios. Donde más casos han aparecido es en la zona noroeste de Brasil, más de medio millón según las estimaciones que se han realizado desde los primeros casos en los años 60 del siglo pasado. En realidad, es difícil saber el número exacto de personas afectadas, porque la mayoría no se diagnostican, y no se sabe si puede haber casos asintomáticos.

La Organización Mundial de la Salud está realizando un seguimiento especial de los últimos brotes epidémicos aparecidos en Perú, porque se ha comprobado la extensión del virus a nuevas zonas. Teóricamente, por la extensión del mosquito transmisor por las Américas, hasta los Estados ribereños del Mississippi se podrían ver afectados por este virus, aunque en general el control de las plagas de mosquitos debería permitir frenar su extensión de forma eficaz.

En cualquier caso, lo más importante para prevenir la inofensiva aunque molesta fiebre de Oropouche, que por otro lado no tiene un tratamiento específico, ni vacuna para evitarla, es protegerse contra las picaduras de mosquito en las zonas tropicales y subtropicales de América, sobre todo porque de esta forma se conseguirá además la protección contra otras enfermedades que sí son más serias, como la malaria o el dengue.

Actualizado: 31 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Joaquim Gascón

El Dr. Joaquim Gascón, Jefe del Servicio de Salud Internacional del Hospital Clínic, nos habla sobre el virus zika Fotografía: ISGlobal.

Dr. Joaquim Gascón

Experto en enfermedades tropicales, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
“Las embarazadas que residen en España y que no viajan a América Latina no tienen por qué estar preocupadas porque aquí no hay transmisión del virus Zika a través de mosquitos. A las embarazadas que residen en América Latina se les recomienda que sigan los mecanismos de prevención dirigidos a evitar las picaduras de mosquito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cuatro personas desarrollará herpes zóster durante su vida
'Fuente: 'XVII Curso de Actualización en Vacunas’'