PUBLICIDAD

Salud al día
Gota
Un exceso de ácido úrico en el organismo puede acumularse en distintas partes del cuerpo como las articulaciones, los riñones, o los tejidos blandos, produciendo gota. Descubre las fases de esta enfermedad y cómo se trata.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas de la gota

En cuanto a las causas de la gota, el hecho de que el organismo presente un aumento de ácido úrico puede deberse a dos circunstancias: o bien el propio cuerpo genera un exceso del compuesto, o bien no tiene capacidad para eliminarlo correctamente, es decir, existe algún fallo a nivel renal.

  • Enfermedades de la sangre: algunas enfermedades de la sangre pueden ocasionar esta enfermedad, como en los síndromes mieloproliferativos, leucemias, linfomas, la policitemia vera, etcétera.
  • Tumores. Algunas enfermedades oncológicas y sus tratamientos pueden también ocasionar cifras elevadas de acido úrico y gota, por lo que al inicio de sesiones de quimioterapia esto debe tenerse en cuenta y prevenirlo.
  • Fármacos: los llamados citostáticos, medicamentos en su mayoría usados para el tratamiento del cáncer, pueden desencadenar este síndrome. Algunos fármacos para el tratamiento del virus del SIDA también pueden generar episodios de gota. E igualmente se han relacionado algunos diuréticos con este mecanismo.
  • Dieta: es un factor muy conocido como productor de hiperuricemia y gota. Históricamente se relacionó esta enfermedad con reyes y nobles, que en su momento eran los únicos con acceso a carnes y alimentos ricos en purinas, así como bebidas alcohólicas como la cerveza (con frecuencia solían abusar de su consumo), que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad. Actualmente este factor sigue haciéndola más frecuente en el mundo occidental.

Todas estas causas son favorecedoras de la hiperuricemia y de la gota, generalmente por aumento en la producción de acido úrico en sangre. Otro pequeño porcentaje de pacientes pueden presentar gota e hiperuricemia por un defecto en la eliminación de esta sustancia. En este grupo cabe destacar a la insuficiencia renal crónica como la más frecuente, y otras como la intoxicación por plomo más raramente.

Existe un factor hereditario, de modo que los individuos con predisposición genética deben cuidarse especialmente a la hora de cometer excesos con alimentos como marisco, carnes rojas, carne de cerdo, determinados pescados, etcétera. Todos estos alimentos tienen la característica común de ser ricos en purinas; estas, al ser metabolizadas por el organismo, dan lugar al ácido úrico. En estas personas con afectación familiar, el mecanismo suele ser un defecto en la eliminación renal de acido úrico.

Es relativamente frecuente que personas que padecen ciertas enfermedades crónicas desarrollen también gota. Algunas de las patologías más comúnmente relacionadas con esta dolencia son la obesidad, la diabetes, la hiperlipemia (aumento de grasa en la sangre), los trastornos renales, la leucemia y ciertos tipos de anemia. Los hombres, por lo general, son más susceptibles a padecer la enfermedad; en el caso de las mujeres, la gota tiende a aparecer sobre todo tras la menopausia.

Actualizado: 6 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD