PUBLICIDAD

Salud al día
Hemorroides
Resolvemos las dudas más frecuentes sobre esta incómoda afección, y te explicamos cuáles son los factores de riesgo que predisponen a la aparición de hemorroides, y las mejores formas de aliviar las molestias que ocasionan.
Escrito por Redacción de Webconsultas,
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de las hemorroides

Algunos casos de hemorroides leves son asintomáticos, pero lo que se considera el síndrome hemorroidal lo formarían los siguientes síntomas:

  • Sangrado: se produce generalmente al defecar. Normalmente es escaso y se detecta por rastros de sangre roja y brillante en la taza o manchas en el papel higiénico. No se considera suficiente el sangrado hemorroidal como para justificar una anemia.
  • Prolapso: se trata de un bulto que aparece cuando las hemorroides salen desde el interior del ano y resulta difícil introducirlas de nuevo. Es característico de las hemorroides internas, y como se ha detallado anteriormente, según el grado podremos distinguir prolapsos durante la defecación, incluso tras la misma, y aquellas que permanecen salvo que se las reintroduzca manualmente.
  • Secreción: la secreción de moco procedente de la propia mucosa anal es típica de hemorroides internas. Puede causar irritación de la piel y provocar prurito (picor) o sensación de quemazón, especialmente durante la defecación.
  • Dolor: las hemorroides internas no suelen doler, al contrario de las externas, que son particularmente molestas cuando salen fuera del ano por la presión del anillo anal. En ocasiones, cuando el dolor es brusco en su aparición y permanece durante días, podemos estar ante una trombosis de las hemorroides. En esta situación además, el individuo notará un bulto en la región anal con una importante inflamación de la zona y un esfínter especialmente sensible a cualquier roce.
  • Estreñimiento: aunque se trataría de uno de sus factores favorecedores, se puede considerar un síntoma secundario a las hemorroides, dado que el dolor y la inflamación de la zona pueden llegar a inhibir el acto defecatorio como medida antidolor, convirtiéndose así en un círculo vicioso.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD