PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Herida por arma de fuego
Una herida por arma de fuego no ocurre solo en conflictos armados o actos terroristas o delictivos, también un accidente de caza, laboral o deportivo puede causarlas. Saber cómo actuar puede salvar una vida.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Qué es una herida por arma de fuego: características y tipos

Heridas por arma de fuego

Las heridas causadas por armas de fuego son especialmente traumáticas porque las balas destrozan todo el tejido que encuentran a su paso.

Las heridas por arma de fuego no se producen únicamente durante conflictos armados o actos terroristas. La facilidad a la hora de adquirir armas de fuego en algunos países ha contribuido a que individuos o grupos, como pandilleros, se sirvan de estos dispositivos para ejercer la violencia contra otras personas o perpetrar delitos, hasta el punto de que se estima que cada día fallecen en Estados Unidos 92 personas –por asesinato, suicidio o accidente– a consecuencia de heridas de bala y, según el Centro de Control de Enfermedades, también por esta causa mueren más niños menores de seis años que policías en activo.

América Latina, por su parte, ha sido considerada por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, como la región del mundo donde se produce un mayor número de muertes violentas por homicidio y armas de fuego, una lista que encabezan Honduras y Venezuela. Entre los factores de riesgo que contribuyen a la violencia, este organismo destaca el consumo de drogas y alcohol y la disponibilidad de armas.

Otras causas en las que se pueden producir víctimas de heridas por arma de fuego son los accidentes, sobre todo en deportes como la caza, o en circunstancias laborales que involucren armas de este tipo, como ocurre en el caso de personal de la policía o cuerpos de seguridad. Igualmente, en algún momento podemos encontrarnos en mitad de un asalto armado o una maniobra policial –en nuestro propio país o como turistas–, o ser testigos de un acto delictivo, por ello, es conveniente conocer unas nociones básicas de primeros auxilios para saber cómo desenvolvernos en estos casos, porque nuestra colaboración puede salvar la vida del afectado hasta que llega la ayuda médica profesional.

Qué es una herida por arma de fuego: características y tipos

Las heridas causadas por armas de fuego son especialmente traumáticas, ya que las balas salen con una fuerza tan grande que destrozan todo el tejido que encuentran a su paso. Además, si no tenemos conocimientos médicos o militares, es muy difícil evaluar la trayectoria de la bala y, por tanto, conocer la extensión del daño causado. En una víctima por herida de bala encontraremos:

  • Herida de entrada: es el punto donde la bala entra en contacto con la piel y causa una abertura contusiva. Pueden suceder dos cosas, o bien que la bala se fragmente al contacto y ocasione diversos daños alrededor de la herida de entrada, o que la bala entre completa y en su trayectoria rompa varios tejidos, e incluso órganos. Los orificios de entrada por lo general tendrán forma ovalada o redondeada, y los disparos a corta distancia causan mucho más daño que los realizados a larga distancia, siendo características las quemaduras alrededor del orificio.
  • Orificio de salida: si el proyectil realiza el trayecto por el cuerpo y no pierde fuerza, es muy probable que tal como entre, salga. Normalmente, es muy difícil predecir por dónde saldrá la bala y qué órganos va a afectar, pero el orificio suele ser irregular, al contrario que los de entrada.
  • Trayectoria: es el recorrido que hace la bala dentro del cuerpo, desde que entra hasta que sale o se detiene en el interior del organismo. A veces, las desviaciones hacen que la bala pierda fuerza y se quede dentro sin causar orificio de salida.
  • Tatuajes: se llama así a los gránulos de pólvora que quedan en la piel, y que se ven como unos puntitos negros.

Tipos de heridas por arma de fuego

Una bala puede generar diversos tipos de lesiones dependiendo de varios factores. Profesionales como los médicos o los militares conocen bien estas heridas, pero para el resto de la población afortunadamente no es algo frecuente de ver, sin embargo, no sucede únicamente en zonas de conflicto, por lo que conviene conocer qué tipos de heridas por arma de fuego se pueden encontrar:

  • Heridas penetrantes: se producen cuando el proyectil se introduce en el cuerpo generando orificio de entrada, pero la trayectoria finaliza en el interior y no hay orificio de salida.
  • Heridas perforantes: se les llama perforantes cuando la bala entra y sale completamente del cuerpo.
  • No es raro que se produzca una combinación de los tipos anteriores, por ejemplo, la bala entra en el cuerpo y se queda dentro del mismo (causando una herida penetrante), pero ha atravesado un órgano en su trayectoria (provocando una herida perforante en dicho órgano).
  • Heridas contusas: se originan cuando el proyectil no tiene fuerza suficiente como para romper la piel, pero sí para percutirla y causar hematomas. Dependiendo de la fuerza con la que golpee y del tamaño del proyectil, la contusión será más o menos grave.

Actualizado: 7 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Alicia Díaz

Enfermera, experta en Primeros Auxilios
Alicia Díaz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD