PUBLICIDAD

Salud al día
Hernia discal
Una buena higiene postural, el tratamiento farmacológico y la fisioterapia suelen dar buenos resultados con la hernia discal. La cirugía está indicada en los pacientes con dolor incapacitante y rebelde al tratamiento.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas de una hernia discal

Causas de una hernia discal

Hay que tener cuidado al levantar grandes pesos pues el sobreesfuerzo es una de las principales causas de hernia discal.

Las causas de la aparición de una hernia discal pueden ser diversas, aunque por lo general se asocian con esfuerzo anormal que suele implicar el llevar a cabo una carga excesiva:

  • La causa principal de la hernia discal es un sobreesfuerzo, con más o menos carga. Determinadas profesiones pueden predisponer a esta situación, como aquellas que obligan a cargas de peso repetidas y continuadas (mudanzas, repartidores de alimentos y bebidas, manipulación de personas con escasa movilidad, etcétera).
  • Movimientos repetidos con cargas más o menos grandes en los que la espalda sufra.
  • Situaciones como la obesidad o el embarazo. El aumento de peso corporal de la causa que fuere origina sobrecargas en la zona lumbar que desencadena desviaciones de la columna y una presión mayor sobre los discos intervertebrales dando lugar a protrusiones o hernias, o agravando las que existieran previamente.
  • Flexión o extensión repetida o brusca de la columna. Esto es frecuente hallarlo en algunas actividades deportivas.
  • Género. Es una patología claramente más frecuente en los varones, quizá por su disposición física para la carga de material pesado o actividades más bruscas.
  • Edad. La mayor incidencia entre los 30 y 50 años traduce una franja de edad donde se pueden presentar las causas previamente descritas, sobre todo los movimientos bruscos y la carga pesada. En el caso de las mujeres, por ser actualmente la edad reproductiva más frecuente. A pesar de que existe un componente degenerativo con el paso de los años, estos factores no se prodigan en edades avanzadas.
  • Vibraciones. Determinadas actividades que suponen vibraciones repetidas del cuerpo pueden predisponer a este padecimiento.

Además, hay que tener en cuenta que pueden darse en pacientes con patologías previas en la columna que favorezcan la protrusión o salida del núcleo por el disco.

Actualizado: 30 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD