PUBLICIDAD

Tercera edad
Hipocalcemia
La hipocalcemia es una enfermedad en la que los niveles de calcio en sangre están demasiado bajos. Produce síntomas neuromusculares y neuropsiquiátricos, que pueden llegar a ser graves si no se tratan.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Prevención de la hipocalcemia

El calcio es un mineral muy importante para el mantenimiento de la contractilidad muscular, la correcta transmisión de los impulsos nerviosos, los sistemas de coagulación sanguínea y la formación de los huesos y los dientes.

La ingesta diaria de calcio recomendada depende factores como la edad, el sexo o el embarazo, aunque se calcula que ésta debe ser de unos 1000-1200 mg al día aproximadamente. Para prevenir la hipocalcemia (niveles bajo de calcio en sangre), se aconseja realizar una dieta que incluya lácteos (leche, yogur…), vegetales de hojas verdes como la espinaca, cereales ricos en vitamina D o determinados pescados como la sardina o el salmón.

Los suplementos de calcio también puede ayudar, pero siempre deben ir acompañados de vitamina D. De hecho, algunos suplementos de calcio ya incluyen una pequeña cantidad de vitamina D para facilitar su aprovechamiento.

Hay que recordar que deben recibir suplementos de calcio sólo aquellas personas a las que se lo indique su médico. Quienes más frecuentemente los requieren son personas con una dieta deficiente en calcio, mujeres embarazadas o posmenopaúsicas, pacientes sometidos a cirugía de cuello en los que se han extirpado las glándulas paratiroides y los ancianos. Estos últimos suelen necesitar suplementos de calcio frecuentemente, ya que tienen más riesgo de desarrollar enfermedades de los huesos como la osteoporosis. La ingesta adecuada de calcio y vitamina D, así como la realización de ejercicio de forma habitual, es esencial para mantener una buena salud de los huesos durante toda la vida.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD