PUBLICIDAD

Salud al día
Hipogonadismo
En el hipogonadismo los ovarios o testículos no producen hormonas sexuales. Puede tener causas muy variables, y una de sus consecuencias es la infertilidad, aunque no la única. Conoce cómo se controla.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas del hipogonadismo

Hay fundamentalmente dos tipos de hipogonadismo, cada uno de ellos definido por las causas que provocan problemas en la producción de hormonas sexuales:

  • El hipogonadismo primario o hipogonadismo hipergonadotrófico: en este caso las gónadas no producen suficientes hormonas sexuales. El cerebro produce más hormona luteinizante (LH) y hormona folículo-estimulante (FSH) intentando estimular a las gónadas, sin conseguirlo.
  • El hipogonadismo central o hipogonadotrófico: en estos casos el problema está en el cerebro. El hipotálamo o la hipófisis no fabrican sus hormonas de forma adecuada, por lo que las gónadas no reciben el estímulo necesario para producir la testosterona (en los hombres) o los estrógenos y la progesterona (en las mujeres).

El hipogonadismo primario o hipogonadismo hipergonadotrófico puede tener distintas causas, como algunos trastornos de tipo autoinmune. Por otro lado, hay muchos trastornos genéticos y del desarrollo que causan hipogonadismo, como el síndrome de Turner, el síndrome de Klinefelter o el síndrome de Prader-Willi. Algunas infecciones (como por ejemplo la orquitis por paperas), y ciertas enfermedades renales y hepáticas avanzadas también pueden afectar al funcionamiento de las gónadas. En las mujeres la menopausia precoz es una causa relativamente frecuente.

Algunos fármacos que pueden influir en la función testicular son la espironolactona, la ciproterona, y la metadona; también drogas como la marihuana o la heroína. La radioterapia, algunos tipos de quimioterapia y la cirugía de las gónadas también pueden destruir o suponer la desaparición de las gónadas, por ejemplo, cuando hay tumores de ovarios o testículos que obligan a un tratamiento agresivo, con extirpación completa de las glándulas.  

En cuanto al hipogonadismo central o hipogonadotrófico, suele aparecer en el seno de trastornos en los que hay déficit de muchas hormonas hipofisarias distintas. Ocurre por ejemplo en algunos casos de malformaciones (como la displasia septo-óptica). También puede suceder por lesiones hipofisarias después del nacimiento: accidentes, traumatismos, tumores…

Hay descrito además una enfermedad llamada síndrome de Kallmann. Consiste en un déficit aislado de gonadotrofinas, de causa familiar. En estos casos hay además alteración del sentido del olfato, que se contrapone a otro tipo de hipogonadismo hipogonatrófico, el normoósmico, en el que no hay alteración del sentido del olfato. En ambos tipos se han identificado los genes que se encuentran alterados. 

Actualizado: 22 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD