PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Incendios
Conocer los factores de riesgo que propician que se desencadene un incendio, y los procedimientos a seguir en caso de que se produzca, contribuye a prevenir su aparición y a reducir sus temibles consecuencias.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Cómo actuar en caso de presenciar un incendio

Un incendio puede ocurrir prácticamente en cualquier lugar, y se debe tener en cuenta que un pequeño fuego aparente bajo control puede fácilmente transformarse en una situación peligrosa si no actuamos con celeridad de la manera correcta. Y es que, en caso de incendio en un edificio, la extensión del fuego y sobre todo la producción de humo ocurrirá en cuestión de minutos.

Las siguientes actuaciones se llevarán a cabo cuando se presencie un incendio y sea necesaria ayuda adicional para la evacuación de las personas afectadas:

  • En primer lugar y lo más importante es proteger la propia vida. De nada sirve ponerse en peligro y añadir una víctima más al contador.
  • Ante el avistamiento de un incendio, inmediatamente solicitar ayuda a los servicios de emergencias (el cuerpo de bomberos), proporcionando datos precisos y breves, con toda la información de la que se disponga: foco del incendio, causa, materiales y personal involucrados…
  • Si se da el caso de que se produzca un incendio sin motivo aparente, no intervenir, ya que existe la posibilidad de que haya humo o gases tóxicos.
  • La manera más efectiva de ayudar y controlar estas situaciones es poner en práctica las técnicas de evacuación previstas. Es importante mantener la calma y hacer que los demás se sientan seguros, una actitud diligente a la hora de evacuar un edificio hace más rápido y efectivo el proceso.
  • Evaluar la situación, intentar determinar el foco del fuego, observar si puede propagarse y a qué velocidad. Conocer el material combustible será de mucha ayuda. Si se observa que el fuego se propaga, evacuar el área lo más rápidamente posible.
  • Si se trata de un accidente automovilístico y un vehículo está ardiendo, automáticamente movilizar a todas las personas y alejarlas del lugar, incluso si hay víctimas inconscientes.

Estas medidas generales bien aplicadas en primera instancia son el recurso más valioso y efectivo en caso de urgencia. Un buen análisis inicial ayudará a los equipos de emergencias a controlar el incendio, tanto el fuego como los gases tóxicos que puedan existir.

Si el fuego alcanza a las víctimas…

En caso de que se avisten víctimas directas del fuego, que tengan la ropa en llamas, la actuación debe ser rápida e inmediata. Seguir siempre el siguiente proceso: parar, tirar y rodar.

  1. Parar: como es obvio, la víctima puede verse aterrorizada y corriendo de un lado para otro. Es muy importante evitar esto porque cualquier brisa o movimiento aviva las llamas.
  2. Tirar: se tira a la víctima al suelo y, si es posible, se le envuelve firmemente en un tejido resistente (nunca de nylon), como un abrigo, una manta o una cortina.
  3. Rodar: hacer rodar al accidentado por el suelo para extinguir las llamas de su ropa.
  4. Una vez extinguidas las llamas, ocuparse de las lesiones. Como primera medida, tender a la víctima con la zona quemada hacia arriba y enfriarle con agua o cualquier líquido no inflamable. 

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD