Incontinencia urinaria
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Se estima que la incontinencia urinaria -pérdida involuntaria de orina- afecta a un 30% de las mujeres adultas. Fortalecer los músculos del suelo pélvico es la mejor forma de contrarrestar las contracciones involuntarias de la vejiga.

Prevención de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es un problema que se puede prevenir, o al menos retrasar su aparición, adoptando una serie de medidas:

  • Practicar los ejercicios de Kegel.
  • Reducir el consumo de sustancias que estimulan la vejiga en exceso como la cafeína, el alcohol, y ciertos medicamentos como los diuréticos.
  • Combatir el estreñimiento.
  • Evitar la obesidad porque produce un aumento de la presión intraabdominal.
  • Intentar no tomar medicamentos, como los diuréticos, que puedan favorecer las ganas de orinar.
  • Disminuir la ingesta de bebidas a partir de la media tarde.
  • No empujar al orinar, porque el aumento de presión podría dañar los músculos del suelo pélvico.
     

Los ejercicios de Kegel

Las mujeres, más afectadas por la incontinencia urinaria que los hombres debido, entre otros factores, a los embarazos y partos vaginales, pueden realizar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos situados alrededor de la uretra y los del suelo pélvico.

Los músculos del suelo de la pelvis cumplen la función de mantener en su sitio una serie de órganos (uretra, vejiga, recto, vagina) y, cuando se debilitan, estos órganos se deslizan hacia el exterior, lo que favorece la aparición de la incontinencia de orina.

Los ejercicios consisten en ejercitar el músculo pubococcígeo (el principal músculo del suelo de la pelvis), contrayéndolo y relajándolo reiteradamente. Este músculo es el que se utiliza para impedir la salida de la orina, por lo que para identificarlo se debe probar primero realizando cortes durante la micción. Una vez identificado, se puede comenzar con series de 10-20 contracciones/relajaciones, repitiendo el ejercicio a lo largo del día. Se debe ser constante y, a ser posible, llegar a 200 repeticiones diarias, repartidas en cuatro series de 50.

Si quieres más detalles sobre cómo se realizan correctamente estos ejercicios de Kegel puedes encontrarla en este link.

 
Actualizado: 16/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Marina Mata

Experta en deterioro cognitivo

“La administración de suplementos de determinados ácidos grasos (DHA) puede tener efectos beneficiosos en personas con deterioro cognitivo asociado a la edad”

 

75% de los españoles con hepatitis C no está diagnosticado

Los síntomas de la enfermedad pueden tardar 30 años en aparecer, y cuando se detecta suele encontrase en fases graves, por lo que la mayoría de estos pacientes desarrollará cirrosis.

Fuente: 'Hospital Virgen de la Salud de Toledo'

 

PUBLICIDAD