PUBLICIDAD

Salud al día
Insomnio
El 50% de los adultos padece insomnio en algún momento de su vida, un trastorno que casi siempre es un síntoma de otro problema y, por lo tanto, para tratarlo es necesario actuar sobre la causa que lo origina.
Escrito por Diana Forero Morantes, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Tratamiento farmacológico del insomnio

El tratamiento farmacológico del insomnio debe estar orientado a corregir la causa fundamental (fármacos contra la ansiedad, antidepresivos o analgésicos) del mismo.

Las pautas generales a seguir en el tratamiento de los distintos tipos de insomnio son las siguientes:

  • Los hipnóticos no benzodiacepínicos son usados para insomnios de conciliación del sueño (zolpiden, zopiclona, zaleplón); son fármacos no muy fuertes, bien tolerados, y que producen pocos efectos secundarios. Su inicio es muy rápido y se recomienda ingerirlos ya en la cama.
  • Las benzodiacepinas se eligen de acuerdo al tipo de insomnio y a la vida media del fármaco: se usan BZD de rápida eliminación en casos de insomnio transitorio; y de acción corta, en los de insomnio de corta duración.  En casos de insomnio de larga duración o crónico se utiliza BZD + terapia cognitivo-conductual y, con frecuencia, se añaden antidepresivos con efecto sedante (trazodona, amitriptilina, mirtazapina, mianserina, maprotilina). Es importante reseñar que algunos trastornos respiratorios que pueden ser el problema del insomnio como el síndrome de apnea del sueño, pueden verse perjudicados por estos medicamentos por su acción depresora sobre el centro respiratorio. Igualmente, los de semivida más duradera pueden mantener su efecto durante gran parte del día ocasionando adormecimiento diurno. Y en el uso continuado con estos fármacos pueden observarse síntomas de dependencia.
  • Los neurolépticos con efecto sedante son utilizados en casos de insomnio resistente (levomepromacina, haloperidol, quetiapina, clozapina y clotiapina).
  • Fármacos que primariamente se describen como antihistamínicos son utilizados también como hipnóticos tales como la difenhidramina y la doxilamina.
  • Asimismo, la melatonina de liberación prolongada tienen utilidad en mayores de 55 años mejorando la calidad del sueño en términos generales, sobre todo si existe una alteración del ritmo circadiano como causa subyacente.
  • En los últimos años, sobre todo en ancianos, se utilizan con éxito fármacos como la mirtazapina y trazadora, ambos con efecto antidepresivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Entrevista José Ciércoles Prado

José Ciércoles, supervisor general de enfermería en el Hospital La Paz y experto en el síndrome de piernas inquietas.

José Ciércoles Prado

Supervisor general de enfermería en el Hospital Universitario La Paz y experto en el síndrome de piernas inquietas
“El síndrome de piernas inquietas es una enfermedad que dura toda la vida y que no tiene cura, pero las terapias actuales pueden disminuir los síntomas y aumentar los períodos de sueño reparador”

Salud en cifras

18.000
personas fallecen cada año en España a causa de la EPOC
Fuente: 'Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME)’

PUBLICIDAD