PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

La lactancia materna, buena para mujeres con esclerosis

La lactancia materna exclusiva podría proteger a las mujeres con esclerosis múltiple frente a las recaídas de la enfermedad tras el parto, según revela un estudio realizado por investigadores de universidades alemanas.
Bebé mamando

Las mujeres con esclerosis múltiple deberían consultar con su neurólogo la conveniencia o no de lactar.

07 de Septiembre de 2015

La lactancia materna podría proteger a las pacientes con esclerosis múltiple (EM) frente a las recaídas de la enfermedad tras el parto, según aseguran diversos neurólogos de varias universidades alemanas en un artículo publicado en JAMA Neurology. El posparto es una etapa especialmente delicada en las mujeres con esclerosis múltiple y se estima que el 20-30% de las pacientes presenta una recaída en los tres o cuatro primeros meses tras dar a luz, por lo que los médicos suelen desaconsejar la lactancia materna y comenzar inmediatamente con el tratamiento inmunomodulador.

El 38,3% de las mujeres que no realizaron lactancia materna exclusiva sufrieron una recaída en los primeros seis meses tras el parto, en comparación con el 24,2% de las que eligieron esta opción

Estos investigadores, sin embargo, decidieron comprobar los potenciales beneficios que podría suponer a las pacientes con esta enfermedad amamantar a sus bebés, y analizaron los datos de 201 mujeres, 120 de las cuales realizaron lactancia materna exclusiva durante como mínimo dos meses, 42 combinaron este tipo de alimentación con suplementos, mientras que 39 no amamantaron a sus hijos. El 38,3% de las mujeres que no realizaron lactancia materna exclusiva sufrieron una recaída en los primeros seis meses tras el parto, en comparación con el 24,2% de las que eligieron esta opción.

Los resultados no son suficientemente significativos como para asegurar categóricamente que la lactancia materna evitaría las recaídas en pacientes con esclerosis múltiple, pero los autores del trabajo han explicado que debido a que no se dispone de un tratamiento eficaz para prevenir los brotes en el posparto, y a que se produjo un retorno de la enfermedad con la introducción de la alimentación complementaria, sí se puede considerar beneficioso el efecto de la lactancia exclusiva.

Los expertos señalan que las mujeres embarazadas deberán consultar con su neurólogo la conveniencia o no de lactar porque dependerá del grado de la enfermedad y el tratamiento que estén siguiendo pero, en cualquier caso, y en opinión de los investigadores que han realizado el estudio, las pacientes con esclerosis múltiple que deseen amamantar a sus bebés deberían ser apoyadas porque la lactancia materna no incrementa el riesgo de nuevos brotes tras el parto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

70%
de los mayores de 50 años reconoce no tener un peso saludable
'Fuente: 'Informe “Cigna 360 Wellbeing Survey”''