PUBLICIDAD

Salud al día
Laringitis
La laringitis es la inflamación de la laringe, un órgano que no sólo nos posibilita respirar sino que nos permite emitir la voz. Te contamos las medidas a seguir para combatir sus molestos síntomas y superar la ronquera.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la laringitis

Diagnóstico de la laringitis

Para el diagnóstico de laringitis el médico suele tomar una muestra de secrecciones para conocer el origen del virus que la causa.

Para el diagnóstico de la laringitis habitualmente es suficiente con realizar una historia clínica cuidadosa del paciente y una exploración física de la zona. Se preguntará a la persona por los síntomas, el momento de aparición de los mismos y su duración. También se indagará sobre la exposición a posibles factores irritantes si no hubiera datos que hicieran pensar en una causa viral aguda.

En los casos agudos con signos de gravedad como el crup de los niños puede ser necesario hacer alguna prueba adicional como una analítica de sangre con hemograma para determinar la cifra de leucocitos o detectar la presencia de elevación de reactantes de fase aguda como la proteína C reactiva.

En la mayoría de los casos no es necesaria la recogida de muestras para el diagnóstico etiológico microbiológico. En cualquier caso, si se estimara oportuno, se podría realizar un test rápido de antígenos virales en secreciones de la nasofaringe o la garganta, que se recogen con un hisopo. Si la fiebre es elevada y hay dudas sobre el cuadro, podrían llegar a extraerse hemocultivos.

En los casos de laringitis crónica con ronquera y alteraciones de la voz persistentes puede ser necesario realizar una laringoscopia. Consiste en la examinación de las cuerdas vocales con una luz y un espejo pequeño. El laringoscopio permite una exploración más precisa que realizaría el otorrinolaringólogo. Es un tubo de endoscopia delgado con una cámara y una luz que se introduce por la nariz y la boca. Si se observara alguna anomalía podría llegar a realizarse una biopsia.

La laringitis aguda no supone un gran problema de diagnóstico diferencial. En las laringitis crónicas es importante determinar la causa de la irritación. Es importante descartar otros procesos que pueden producir disfonía y ronquera, como son los nódulos de las cuerdas vocales, el cáncer de laringe (sobre todo en pacientes fumadores) o la parálisis de cuerdas vocales. En otras ocasiones los cambios seniles de las cuerdas vocales en los anciano producen el mismo tipo de síntomas.

Actualizado: 24 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD