PUBLICIDAD

Salud al día
Litiasis biliar
La litiasis biliar es una acumulación de cálculos en el interior de la vesícula biliar que afecta sobre todo a mujeres obesas, multíparas, o que han tomado la píldora anticonceptiva, aunque también se asocia a dietas ricas en grasas y azúcares y pobres en fibra vegetal.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga

Tratamiento de una litiasis biliar

Estas son las formas más habituales de tratamiento de la litiasis biliar o colelitiasis:

Tratamiento del cólico biliar

Destinado básicamente a reducir el dolor y los síntomas asociados. Para ello se administran analgésicos antiinflamatorios y, en caso de que haya vómitos, antieméticos.

Tratamiento de la litiasis biliar

La posibilidad de disolver los cálculos viene determinada por su composición, número, y estado en que se encuentre la vesícula. Con este fin pueden emplearse, por separado o combinados, tres procedimientos distintos:

  • Sales biliares orales: se prescriben a pacientes que presentan cálculos menores de 1 cm compuestos principalmente por colesterol, con una actividad adecuada de la vesícula y con síntomas de intensidad moderada.
  • Eliminación por contacto: se realiza aplicando sustancias disolventes mediante punción, en el interior de la vesícula. En este caso, al igual que en la técnica anterior, los cálculos no deben sobrepasar 1 cm de tamaño y la vesícula debe presentar una actividad normal.
  • Litotricia extracorpórea: este método permite la destrucción de cálculos de mayor tamaño. La técnica consiste en la aplicación de ondas de choque para fragmentar los cálculos; los restos serán expulsados a través de la orina.

Tratamiento quirúrgico: colecistectomía

Es importante conocer el origen de los cálculos, puesto que los cálculos de colesterol son los únicos que pueden eliminarse sin tener que recurrir a métodos quirúrgicos.

La cirugía que se realiza para tratar este tipo de patologías se denomina colecistectomía y consiste en la extracción de la vesícula biliar. Se realiza principalmente mediante laparoscopia, que es una técnica poco invasiva y después de  la cual el paciente puede recuperarse con relativa rapidez. En algunos casos, como ante la presencia de determinadas complicaciones, es más recomendable realizar una colecistectomía abierta (incisión de mayor tamaño).

Los resultados de la operación suelen ser bastante positivos, un 90-95% de los pacientes dejan de presentar síntomas tras la misma.

Los riesgos de la intervención vienen dados principalmente por la aplicación de  anestesia general y por la posibilidad de que se produzca una perforación de la vesícula, lo cual implicaría el vertido de su contenido a la cavidad corporal.

El tipo de tratamiento se elegirá en función del cuadro que presente cada paciente; de este modo, un paciente en el que se ha detectado la litiasis biliar de un modo accidental y que no presenta síntomas, en principio no será tratado. Se realizarán revisiones periódicas para evaluar el progreso de la enfermedad, pero dada la baja probabilidad de que se produzca la aparición de síntomas, no se aplicará ningún tipo de tratamiento médico ni cirugía.

En el caso de los pacientes que han sufrido episodios de dolores de tipo cólico, o en los que se han detectado complicaciones, se aplicará tratamiento en todos los casos, siendo la cirugía el método más indicado.

Existen algunas situaciones en las que el paciente muestra los síntomas típicos de litiasis biliar, pero en las pruebas diagnósticas no se han detectado cálculos. Esto puede corresponder a un caso de microlitiasis o presencia de barro biliar (sustancia con una composición similar a la de los cálculos pero embebida en mucus). Deberá repetirse la ecografía, con el fin de tratar de detectar el origen de las molestias o, como alternativa, puede extraerse bilis del duodeno y hacerse un estudio microscópico de la misma. En caso de que el resultado del estudio refleje que se trata de una de estas dos circunstancias, normalmente se recurrirá a la cirugía para eliminar los síntomas.  

Tratamiento nutricional de la litiasis biliar

Aquellas personas que sufren los síntomas de una litiasis biliar deben controlar de forma muy estricta los alimentos que ingieren con el objetivo de ajustar el alimento al nivel de tolerancia digestiva, y prevenir complicaciones o alteraciones en la función intestinal. Para ello, es fundamental evitar las comidas muy grasas o picantes, aquellos alimentos que produzcan gases, el alcohol, etcétera, y tratar de incrementar el consumo de vegetales.

También es recomendable la adquisición de ciertos hábitos como masticar bien y despacio, comer porciones pequeñas, y evitar la aparición de sobrepeso.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD