PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Falsos mitos sobre el uso de lentes oculares

Las lentes oculares permiten corregir defectos visuales que, de otro modo, limitarían la actividad diaria de millones de personas. En el Día Mundial de la Visión, desvelamos diez falsos mitos sobre el uso de gafas.
Falsos mitos sobre el uso de lentes oculares

08 de Octubre de 2013

Las lentes oculares permiten corregir muchos defectos visuales que, de otro modo, limitarían la actividad diaria de millones de personas en todo el mundo, desde niños hasta ancianos. Sin embargo, son muchos los falsos mitos que circulan sobre el uso de las gafas; por ello, y en el marco de la celebración del ‘Día Mundial de la Visión’ este jueves diez de octubre, expertos de Essilor y el Instituto Varilux han querido explicar lo que hay de cierto y falso en algunas afirmaciones que casi todos hemos oído alguna vez.

Diez falsos mitos sobre el uso de gafas

1.

No es necesario ir al oculista si veo bien

En realidad, la visita al oftalmólogo sirve para detectar problemas que no siempre somos capaces de percibir, y se recomienda acudir como mínimo una vez al año.

2.

Usar gafas crea dependencia

Hay una creencia muy extendida según la cual si se empiezan a usar gafas cuando los síntomas de pérdida de visión son todavía mínimos se crea una especie de dependencia de las mismas y aumentan las dioptrías. Por el contrario, los especialistas advierten de que no ponérselas cuando es necesario puede provocar un empeoramiento del problema visual.

3.

No deben usarse las gafas todo el día para que los ojos descansen

Tampoco es cierto, ya que siempre que sean necesarias lentes correctoras, tanto si es para ver bien de lejos, como para leer o realizar otro tipo de actividades en las que sea necesario fijar la vista de cerca, hay que ponerse las gafas adecuadas para ello ya que, de lo contrario, estaremos forzando los ojos.

4.

Es normal que las lentes progresivas causen molestias

Cuando las personas con presbicia –coloquialmente conocido como vista cansada– utilizan lentes progresivas pueden necesitar un tiempo para adaptarse a ellas, pero actualmente existen en el mercado lentes de este tipo que se han diseñado aprovechando los últimos avances en óptica y tienen en cuenta la fisiología del paciente, lo que minimiza las molestias para el usuario.

5.

Si la graduación es la misma, todas las lentes son iguales

Aunque dos personas tengan la misma graduación no tiene por que servirles la misma lente, ya que cada paciente tiene unas características propias –como el ojo dominante–, que hacen recomendable que las gafas se diseñen a la medida del usuario.

6.

No es necesario usar gafas de sol si está nublado

Más del 90% de la radiación UV atraviesa las nubes, por lo que es necesario utilizar gafas de sol durante todo el año, incluso en otoño e invierno, para proteger los ojos de la exposición a los rayos UV.

7.

Cuanto más oscura es la lente, más protege del sol

Lo realmente fundamental para que la lente proteja adecuadamente de la radiación solar no es su color, sino que esté elaborada con un material apropiado y contenga factor de protección solar (E-SPF), que puede llegar a 50+ con independencia de la intensidad del color. Es conveniente adquirir las gafas de sol en centros ópticos que ofrezcan todas las garantías de calidad.

Más del 90% de la radiación UV atraviesa las nubes, por lo que es necesario utilizar gafas de sol durante todo el año, incluso en otoño e invierno

8.

Las lentes graduadas transparentes no protegen del sol

En la actualidad ya se pueden adquirir gafas graduadas transparentes que pueden proteger de los rayos UV porque contienen factor de protección solar (E-SPF), y gracias a ellas los ojos están 25 veces más protegidos frente al sol.

9.

Solo es necesario proteger los ojos de los rayos UV

La luz azul-violeta que desprenden las pantallas de los ordenadores, las tablets o los smartphones es perjudicial para la retina, y una exposición excesiva a esta clase de dispositivos sin una protección adecuada puede tener graves consecuencias para la salud visual a largo plazo. Para prevenirlo, ya se encuentran disponibles unas lentes capaces de bloquear el 20% de la luz azul-violeta dañina.

10.

Las mismas gafas sirven para cualquier situación

Determinadas actividades precisan un tipo de lente adecuado, que mejore la visión y ofrezca mayor seguridad al usuario, ya que utilizar las mismas gafas para pasar muchas horas frente al ordenador y para realizar deporte u otras actividades al aire libre, puede no ser conveniente. Lo mejor es consultar al especialista para que este oriente sobre las gafas adecuadas para cada situación.

Fuente: Essilor e Instituto Varilux

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''