PUBLICIDAD

Salud al día
Peritonitis
La peritonitis o inflamación del peritoneo es un proceso agudo que provoca un intenso dolor abdominal, entre otros síntomas. El tratamiento depende de sus causas, pero suele requerir el uso de cirugía y antibióticos.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Peritonitis bacteriana espontánea

La peritonitis bacteriana espontánea es la infección espontánea del líquido ascítico (exceso de líquido que se acumula en la cavidad peritoneal) que aparece en pacientes con cirrosis sin que exista un foco infeccioso aparente; es decir, en ausencia de infección de un órgano concreto. La cirrosis es una enfermedad crónica del hígado, progresiva e irreversible, que se caracteriza por una alteración de la estructura de este órgano, así como por un deterioro de su funcionamiento normal.

En algunos casos la peritonitis bacteriana espontánea puede no producir síntomas, mientras que en otros pacientes puede causar gran afectación del estado general. Los síntomas más frecuentes de la peritonitis bacteriana espontánea son los siguientes:

  • Dolor abdominal, que aumenta con la palpación del abdomen.
  • Interrupción del tránsito normal del intestino, lo que se conoce en términos médicos como íleo.
  • Fiebre (temperatura corporal mayor de 38ºC).
  • Empeoramiento de la función del riñón.
  • Encefalopatía (empeoramiento de la función cerebral debido a que el hígado no es capaz de eliminar sustancias tóxicas de la sangre, que acaban llegando al cerebro).
  • Empeoramiento del estado general.

Para diagnosticar la peritonitis bacteriana espontánea es necesario extraer una muestra de líquido ascítico mediante la realización de una técnica denominada paracentesis. El análisis de este líquido y su cultivo en el laboratorio nos permitirá confirmar o no si estamos ante una peritonitis bacteriana espontánea. Los gérmenes que más frecuentemente se aíslan cuando se realiza un cultivo del líquido ascítico son Escherichia coli y neumococo.

El tratamiento de esta enfermedad consiste en la administración de antibióticos, que deben mantenerse hasta la desaparición de los síntomas y la normalización de las pruebas analíticas. Pueden existir complicaciones como son el empeoramiento de la función del riñón, la hemorragia digestiva (pérdida de sangre por algún lugar del tubo digestivo) o el shock, que en ocasiones puede conducir incluso a la muerte. La curación se obtiene aproximadamente en el 90% de los casos. A pesar de ello, la mortalidad hospitalaria de estos pacientes es elevada, situándose alrededor del 30%. En algunas ocasiones, en pacientes que tienen alto riesgo de presentar infección del líquido ascítico, pueden administrarse antibióticos de forma preventiva para evitar así la aparición de peritonitis bacteriana espontánea.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD