PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Alerta en Centroamérica por el virus del chikungunya

Originario de África, el virus del chikungunya, que se transmite por la picadura de un mosquito, se extiende por el planeta, y ha desatado una alerta sanitaria al llegar a Centroamérica procedente del Caribe.
Mosquito picando el brazo de una persona

No hay vacuna para el chikungunya, y el tratamiento solo alivia los síntomas

24 de Junio de 2014

Aunque originario de África, el virus del chikungunya, que se transmite por la picadura de un mosquito, se está extendiendo rápidamente en los últimos años por otras zonas del mundo, y en el Caribe, donde en diciembre de 2013 se detectaron dos casos, ya hay más de 5.200 personas afectadas y 183.000 casos en los que se sospecha la presencia de la enfermedad que, además, ha causado 21 fallecimientos.

En Centroamérica se están registrando también casos, y en El Salvador ya hay 1.200, en Cuba se han confirmado seis, y en Panamá dos. Por ello, otros países de la zona están adoptando medidas para tratar de frenar el avance del virus, y en Venezuela se han establecido controles en puertos y aeropuertos, en Honduras han comenzado a formar equipos para hacer frente al problema, Guatemala ha declarado la alerta sanitaria preventiva, en México se ha mejorado la red de detección, y en Nicaragua y en Costa Rica las autoridades se han hecho a la idea de que el virus puede aparecer en cualquier momento.

Los dos tipos de mosquito que transmiten el virus chikungunya son el Aedes aegypti –responsable de la fiebre amarilla– y el mosquito tigre, y pueden habitar en climas tropicales y en zonas templado-frías

La enfermedad que provoca este virus no suele ser mortal –aunque el riesgo aumenta en el caso de recién nacidos o ancianos–, pero provoca intensos dolores articulares y musculares, un profundo cansancio que obliga a guardar cama, náuseas, fiebre y erupciones en la piel. No existe ninguna cura, y el tratamiento únicamente sirve para aliviar los síntomas.

Los dos tipos de mosquito que transmiten el virus chikungunya, que son el Aedes aegypti –responsable de la fiebre amarilla– y el Aedes albopictus o mosquito tigre, pueden habitar en climas tropicales y en zonas templado-frías, y según la Organización Mundial de la Salud han extendido el virus desde África a otras zonas del planeta, y en países como India, Indonesia, Maldivas, Myanmar y Tailandia, ya se han registrado casi dos millones de casos.

Desde el Caribe, el virus ha saltado a América continental a través de El Salvador, y en Estados Unidos también se han empezado a detectar casos, y desde 2006 el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de este país ha puesto en marcha programas de análisis rápido y está entrenando a personal sanitario en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud.

En Europa también se han producido infecciones, y en 2007 hubo alrededor de 200 casos en Italia, mientras que en Cataluña, donde el mosquito tigre está presente en numerosos municipios, en el último mes se han detectado once personas que se infectaron tras viajar a diversos países de América Latina, y se prevé que el número de afectados se incremente en verano, debido a los viajes al Caribe durante las vacaciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''