PUBLICIDAD

Salud al día
Policitemia vera
La policitemia es un trastorno sanguíneo en el que la médula ósea produce demasiados glóbulos rojos, lo que provoca síntomas como dolor de cabeza, debilidad y picor. Conoce sus causas y cuál es su tratamiento.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Diagnóstico de la policitemia vera

La historia clínica (entrevista realizada por el médico al paciente acerca de sus síntomas) y la exploración física pueden aportar algunos datos que hagan sospechar la presencia de una policitemia vera, sin embargo, la realización de pruebas complementarias como una analítica de sangre o un estudio de la médula ósea son fundamentales para poder llegar al diagnóstico.

En la analítica de sangre el médico puede observar algunas alteraciones que permiten sospechar esta enfermedad:

  • El dato más destacado es el aumento de la cifra de glóbulos rojos o hematíes, la hemoglobina y el hematocrito (porcentaje del volumen de toda la sangre que es debido a los glóbulos rojos, medición que depende del número de éstos y de su tamaño). Los hematíes suelen ser de pequeño tamaño e hipocromos (tienen menos color de lo normal al examinarlos en el microscopio), debido al consumo de hierro excesivo que se produce en la médula.
  • En el 50% de los pacientes se observa un aumento del número de glóbulos blancos (leucocitosis), así como de las plaquetas (trombocitosis).
  • La VSG (velocidad de sedimentación globular) es baja.
  • La vitamina B12 y el ácido úrico en sangre suelen estar bajos, así como la eritropoyetina (EPO).

El análisis de la médula ósea es otro de los métodos utilizados para el estudio de la policitemia vera. La médula ósea es el tejido blando que se ubica dentro de los huesos y que sirve como fábrica de las células sanguíneas. Existen diferentes técnicas para obtener una muestra de ésta, siendo las más frecuentes el aspirado y la biopsia medular.

  • Aspirado de la médula ósea: consiste en la extracción de una pequeña cantidad de este tejido en forma líquida para su análisis. Lo que se observa en el laboratorio es un aumento de las tres series hematopoyéticas, es decir, de las células precursoras de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • Biopsia de médula ósea: consiste en la extracción de una porción de médula ósea del interior de un hueso. Lo que se observa en el 85% de los casos es una médula ósea hipercelular, es decir, existe un aumento de las células precursoras de las células sanguíneas.

Otro estudio que se puede realizar en los pacientes en los que se sospecha una policitemia vera son pruebas genéticas. La mutación JAK2V617F está presente en el 85-95% de los pacientes cuando se determina por técnicas precisas. 

Actualizado: 23 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD