PUBLICIDAD

Salud al día
Poliomielitis
La poliomielitis, una enfermedad infecciosa que puede causar discapacidad, suele ser asintomática, lo que favorece su propagación y hace de las campañas de vacunación el único método de control efectivo.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Prevención de la poliomielitis

La transmisión del virus de la polio utiliza la misma vía que cualquier otro enterovirus: el contacto ano-mano-boca. Es decir, el virus se elimina principalmente por las heces o saliva, que pueden entrar fácilmente en contacto con la mano, y así se pasa de persona en persona. Un método para evitar la propagación de la poliomielitis es mantener unas medidas correctas de higiene, con un lavado frecuente de las manos, un control de los desperdicios, evitar el abono orgánico humano en los cultivos, etcétera.

Estas medidas también ayudan a evitar otras enfermedades como la disentería, las gastroenteritis, la salmonelosis… Sin embargo, las consecuencias del virus de la polio son más graves y su vacunación es suficientemente efectiva como para estar obligados a utilizarla.

La vacuna de la poliomielitis que se utiliza a día de hoy es la tipo Sabin, es decir, la oral. Consiste en dejar caer unas gotas en la boca de los niños; esta dosis debe repetirse pasados unos meses para que la vacuna sea completamente efectiva. Concretamente la dosis se debe inocular por primera vez a los dos meses de vida, luego a los cuatro meses, a los seis-12 meses, y una última dosis de refuerzo a los cuatro-seis años de edad.

Alrededor del mundo, miles de médicos, voluntarios y cooperantes han ido casa por casa, niño por niño, poniendo la vacuna. El éxito de esta campaña ha sido enorme, se pasó de 1.000 casos de polio en el mundo al día a 1.000 casos de polio en el mundo al año. Millones de personas han sido salvadas de una parálisis que les provocaría una dependencia de por vida, y ha supuesto un ahorro económico de 2.500 millones de dólares cada año.

Actualmente sólo Nigeria, Afganistán y Pakistán registran casos de poliomielitis (aunque en 2013 la enfermedad ha reaparecido en Somalia, país que se consideraba 'libre de polio' desde 2007). Su erradicación en esos países está siendo muy difícil, ya que en muchos casos las autoridades locales, oficiales y religiosas, interpretan la vacuna como un método de control por parte de Occidente. Si se consiguiese erradicar la polio en estas regiones del mundo se convertiría en la segunda enfermedad erradicada de la faz de la tierra, junto con la viruela. Ese objetivo supondría olvidar una enfermedad para siempre, porque hoy, mientras haya un niño infectado de polio en el mundo, ningún otro está a salvo.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD