PUBLICIDAD

Salud al día
Priapismo
El priapismo es una erección no deseada y prolongada del pene, que puede ser el síntoma de una enfermedad, y causar daños irreversibles, o graves secuelas como la disfunción eréctil, si no se trata a tiempo.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico del priapismo

Diagnóstico del priapismo

Es muy importante determinar si el priapismo es isquémico o no isquémico, y si existen dudas se puede realizar una gasometría de la sangre cavernosa.

El diagnóstico del priapismo en sí es bastante evidente: el pene aparece erecto, muy rígido en el caso del priapismo isquémico, y no se relaja a pesar de la ausencia de actividad o excitación sexual. El hombre con priapismo puede estar muy inquieto por el dolor. La diferencia con una erección normal es que en el priapismo el glande y el cuerpo esponjoso puede permanecer fláccido.

Es muy importante determinar si el priapismo es isquémico o no isquémico. Si hay dudas sobre si se trata de un tipo o de otro, se puede realizar una gasometría de la sangre cavernosa. Si la erección ha durado más de cuatro horas, se saca sangre de uno de los cuerpos cavernosos con una aguja muy fina para minimizar el traumatismo. Es suficiente con 3-5 ml de sangre, que luego se analizará en un gasómetro.

La sangre extraída en los casos de priapismo isquémico es de un color negro y tiene poca cantidad de oxígeno, mucho dióxido de carbono, y además será una sangre acidótica (con un pH bajo). En cambio, en el priapismo de tipo no isquémico la sangre tiene un color rojo, tendrá más oxígeno que dióxido de carbono, y el pH puede ser acidótico, pero en mucha menor cuantía.

Hay que realizar además un análisis de sangre. En las enfermedades hematológicas como la drepanocitosis, la talasemia, o la leucemia, suele haber alteraciones en el recuento de las cifras de las células sanguíneas, o alteraciones en la forma de los glóbulos rojos. También sería importante realizar pruebas de coagulación. Se puede hacer un panel toxicológico si se sospecha del uso de drogas que puedan haber producido el priapismo, aunque lo adecuado sería que el paciente confiara en su médico y le contara los fármacos o drogas que hubiera tomado para ayudar a solucionar el problema. Según la enfermedad que cause el priapismo puede ser necesario realizar otras pruebas como una TC del cuerpo o un electrocardiograma.

La ecografía Doppler se podría utilizar en lugar del análisis de la sangre de los cuerpos cavernosos. En el priapismo isquémico se vería un flujo de sangre mínimo o ausente en las arterias cavernosas. En cambio, en el priapismo no isquémico, el flujo de sangre sería normal o estaría aumentado. Además, con esta prueba se pueden detectar fístulas, pseudoaneurismas, u otras alteraciones anatómicas de la zona, que se podrían visualizar también en una angiografía selectiva del pene si fuera necesario.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD