PUBLICIDAD

Salud al día
Priapismo
El priapismo es una erección no deseada y prolongada del pene, que puede ser el síntoma de una enfermedad, y causar daños irreversibles, o graves secuelas como la disfunción eréctil, si no se trata a tiempo.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es el priapismo

Qué es el priapismo

Cuando se consulte por priapismo en Urgencias no hay que ocultar ninguna información al médico.

El priapismo es la erección persistente del pene (o del clítoris, pero nos centraremos en el peneano en este artículo) que no se debe al deseo o estimulación sexual. Este nombre se deriva de Príapo, el dios griego de la fertilidad, la vegetación y la vida agrícola, que era un personaje que se solía representar con un gran falo en erección perpetua y de tamaño desproporcionado, simbolizando la fuerza fecundadora de la naturaleza.

El priapismo no es un problema excesivamente frecuente. En general, hay 1,5 casos por cada 100.000 hombres en un año. En los varones de entre 40 y 50 años esta incidencia aumenta hasta 2,9 casos por cada 100.000 hombres en un año. Puede suceder también en niños, fundamentalmente por una enfermedad genética de la sangre denominada drepanocitosis, ya que dos tercios de los niños con priapismo tienen drepanocitosis.

Hay múltiples causas que pueden producir priapismo, y cuando se consulte por este problema en Urgencias no hay que ocultar ninguna información al médico, incluso aunque sea secundario al consumo de drogas ilegales. Para evitar el priapismo, es conveniente no utilizar ningún tipo de drogas y, sobre todo, no inyectar sustancias sin indicación médica en el pene.

Por su mecanismo de producción hay dos tipos de priapismo, siendo el más frecuente el isquémico, y también el más peligroso, puesto que si no se soluciona a tiempo conlleva como secuela la necrosis de los tejidos de los cuerpos cavernosos del pene, y la impotencia y flaccidez perpetua de este órgano. Además, este síntoma es importante porque puede ser la manifestación de graves enfermedades que requerirán su propio tratamiento.

Cuando el pene está erecto de forma mantenida y prolongada y además duele, no hay duda: se trata de un caso de priapismo. El dolor además suele ser una señal de alarma, un indicativo de que probablemente se trate del tipo isquémico del priapismo, en el que queda la impotencia o disfunción eréctil como secuela. Es importante consultar cuanto antes para poder establecer el tratamiento adecuado de inmediato.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de la población tiene una variante genética que aumenta el riesgo de sufrir depresión
'Fuente: 'The Journal of Clinical Psychiatry''