PUBLICIDAD

Salud al día
Síndrome de fatiga crónica
El síndrome de fatiga crónica se caracteriza por un cansancio extremo y prolongado que no está relacionado con un esfuerzo previo ni mejora con el descanso. No tiene cura, pero hay tratamientos que ayudan a los afectados.
Escrito por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas del síndrome de fatiga crónica

Se puede afirmar con rotundidad que no existe a día de hoy una causa clara que provoque síndrome de fatiga crónica, como tampoco unos factores de riesgo bien definidos. De hecho, existe una enorme controversia no resuelta sobre si su origen es orgánico o psicológico. Y probablemente no es fácil resolver esta cuestión, dado que aunque cada vez existe más evidencia que explica una base orgánica de la enfermedad, este problema suele llevar aparejados una serie de trastornos psicológicos.

Se han postulado distintas teorías para explicar la hipótesis de las causas del síndrome de fatiga crónica y su origen:

  • Origen vírico: numerosos trabajos científicos han tratado de relacionar esta enfermedad con infecciones por agentes tan diversos como el virus de Epstein Barr, el citomegalovirus, el virus del herpes tipo 6, candidiasis, o el virus de la leucemia murina. Probablemente exista alguna relación, dado que en más de la mitad de los pacientes de síndrome de fatiga crónica suelen describirse los síntomas a partir de un proceso infeccioso, del que se recuperan parcialmente, pero persistirían con un cansancio desproporcionado, algunas adenopatías o ganglios inflamados, dolor de garganta, e incluso fiebre. También se ha demostrado en algunos estudios que existen fragmentos de virus en biopsias musculares de pacientes.
  • Origen hormonal: algunas otras teorías tratan de conectar las alteraciones endocrinológicas que estos individuos presentan, sobre todo tiroideas, con una posible causa en este sentido. Incluso una tercera parte de los afectados padecen alteraciones del cortisol que justifican muchos de los síntomas que posteriormente se describen, o dismenorrea y endometriosis en muchas mujeres.
  • Origen inmunológico: a este respecto se ha postulado una alteración en el sistema inmunológico de las personas afectadas por este síndrome, que enlazaría con la teoría de los virus, dado que estos iniciarían el proceso, y las alteraciones inmunológicas perpetuarían los síntomas por una recuperación insuficiente a causa de un fenómeno inflamatorio crónico.
  • Origen psicopatológico: aunque en la actualidad no se considera su principal causa, es frecuente la asociación de este síndrome con trastornos adaptativos, cuadros depresivos, etcétera.
  • Origen dietético o nutricional: se ha barajado la posibilidad de que el síndrome de fatiga crónica fuera producto de algún déficit nutricional, o consecuencia de alguna intolerancia alimenticia, ya que los pacientes presentan a menudo alergias de este tipo.

Como en otras enfermedades de causas no aclaradas, la hipótesis más probable puede ser la conjunción de varios de estos factores, para finalmente desembocar en este síndrome.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD